El Comercio

Los vecinos morosos suman 35 millones de deuda, un 2,8% menos que en 2015

  • El Principado registra el tercer mayor descenso de los impagos en las comunidades de propietarios del país

Las comunidades de vecinos de Asturias suman una deuda de 35 millones de euros. Una cifra aún elevada, pero menos que hace un año. Los impagos, provocados en la mayoría de los casos por la falta de recursos en la economía de los hogares, han empezado a reducirse en el conjunto del país ocho años después del estallido de la burbuja inmobiliaria y el inicio de la crisis. En el caso de Asturias, la disminución ha sido del 2,8% en el último año con respecto a 2014, un porcentaje superior a la media nacional, situada en el 2,32%. Aunque la deuda global sigue siendo alta en el Principado, el hecho de que se constate una reducción supone un alivio para las arcas comunitarias. Los datos se recogen en el 'Estudio global sobre la morosidad en las comunidades de propietarios en España', elaborado por el Consejo General de Colegio de Administradores de Fincas (CGCAFE).

«Los datos invitan al optimismo. El paro y los problemas económicos aumentaron la morosidad en las comunidades de propietarios, pero ya se atisba una recuperación», afirma Juan Carlos Álvarez, administrador inmobiliario y gerente de Urbefincas.

Es cierto que las conclusiones de este informe invitan al optimismo, dentro de que la foto fija de las finanzas de muchas comunidades de vecinos sigue siendo negativa. Se calcula que el 42,87% tienen propietarios morosos en el edificio. Cuatro de cada diez vecinos es un número muy elevado todavía. También lo es que en el 8,17% de ellas cuentan con algún banco que debe recibos a la comunidad.

Otro dato llamativo de este estudio es que el importe medio de la deuda por propietario moroso es de 1.377 euros. Un promedio en el que se maneja una horquilla muy amplia, como es obvio, pero que da buena cuenta de los obstáculos a los que se están enfrentando algunos bloques.

Pisos embargados

Tampoco ayuda que el 48,48% de los pisos que han acabado en manos de las entidades bancarias permanecen en sus manos sin que satisfagan los recibos que se adeudan a la comunidad de propietarios del inmueble. Agrava una situación que, en ocasiones es límite, con cuentas que no dan ni siquiera para hacer mejoras que les urgen.

En el caso de Asturias, la morosidad de los bancos con pisos embargados también ha descendido de los 8,64 millones de euros contabilizados en 2014 a los siete millones de 2015. «Este dato denota también que hay un repunte en la venta de vivienda, porque los bancos abonan la deuda de los dueños morosos una vez realizada la venta», explica Juan Carlos Álvarez.

En el conjunto del país se calcula que la morosidad de los bancos ha bajado un 14,67%, dejando los 445,56 millones adeudados de 2014 en 377 millones en el último año contabilizado. La media de la deuda de los vecinos morosos, a nivel nacional, se sitúa en el 2,32% de reducción, para llegar a los 1.812 millones de euros. Por comunidades autónomas, solo Navarra, con una bajada del 4,5%, y las Islas Baleares (-3,62%) superan el descenso registrado en el Principado.