El Comercio

146 millones para proteger 24 puertos de la región

  • Se destinarán a trabajos de conservación, rehabilitación y ampliación de las actuales obras de abrigo

La Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA) aprobó ayer la última versión de la 'Estrategia de gestión portuario litoral de Asturias', después de los cambios introducidos en el primer borrador tras la presentación de 35 alegaciones. Se trata de una apuesta por una gestión integrada de los 24 puertos de titularidad del Principado y el litoral, con la aplicación de 110 medidas en la franja delimitada por las aguas interiores del Principado y las parroquias incluidas total o parcialmente en el litoral, según explicó ayer la consejera de Infraestructuras, Belén Fernández. Implica 1.651 kilómetros cuadrados, el 15,57% de la superficie regional, donde viven el 47,11% de los asturianos.

El Gobierno regional estima que defender estos puertos del cambio climático y las actividades socioeconómicas relacionadas tanto de estas instalaciones como de las villas cercanas supondrá una inversión de 146 millones de euros. Las actuaciones de conservación se llevarán más de 12 millones de euros, mientras que 134 se destinarán a rehabilitaciones estructurales y ampliación de obras de abrigo. El resto se destinará a la redacción de los proyectos.

José María Pertierra, director general de Infraestructuras y Transportes, explicó que las actuaciones de conservación se llevarán a cabo en los 24 puertos asturianos y consistirán en dragados, reparación de diques e infraestructuras, dotación de instalaciones para la operatividad de los puertos, nuevos servicios de dotaciones, explanaciones, alumbrados, etcétera. El segundo tipo de actuaciones serán obras de mayor calado a realizar solo en catorce puertos, como recarga de bloques en diques, construcciones de nuevos diques y muelles, la segunda fase del puerto de Luanco, un dique semisumergido en San Esteban de Pravia, estrechar la bocana del puerto de Candás, mejorar el abrigo en el de Tapia y un largo etcétera de actuaciones en todo el litoral.

Belén Fernández vinculó estas inversiones en los puertos a aspectos de la actividad económica de los municipios costeros, así como a la excelencia de las villas costeras y el paisaje, para hacer frente a los efectos del cambio climático.