El Comercio

La mar subió 15 centímetros en 65 años

 Sin playa. Las proyecciones, en el peor de los escenarios, apuntan a la práctica desaparición de la playa de San Lorenzo y una afección importante en el Puerto Deportivo y Poniente.
Sin playa. Las proyecciones, en el peor de los escenarios, apuntan a la práctica desaparición de la playa de San Lorenzo y una afección importante en el Puerto Deportivo y Poniente. / E. C.
  • Si no se toman medidas, pueden desaparecer industrias en Avilés y Navia y playas como Salinas y San Lorenzo

  • Un estudio indica que 3.600 asturianos viven en zonas que a final de siglo estarán inundadas

3.600 asturianos viven en zonas que a finales de siglo estarán inundadas y otras 10.000 se verán afectadas de una u otra forma. Así de tajante se mostró ayer Íñigo Losada, director de investigación del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria, durante la presentación de su trabajo 'Diagnóstico de la situación actual y evaluación de riesgos frente al cambio climático en la costa del Principado de Asturias', durante una jornada sobre celebrada en el Palacio Conde Toreno, en Oviedo. Esos son los resultados del peor escenario posible, es decir, de que las emisiones de dióxido de carbono continúen aumentando y no se tomen medidas para evitarlo.

Este trabajo, pionero en España, es producto de un convenio de colaboración entre el Principado y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que tiene como objetivo plantear todos los impactos del cambio climático en términos de riesgo para que las administraciones puedan tomar decisiones contando con el mejor conocimiento científico y técnico. Se partió de datos observados en los últimos años, como que el nivel de la mar subió 15 centímetros en Asturias en los últimos 65 años, a un ritmo de 2,3 milímetros al año, y que este crecimiento se ha acentuado en los últimos ejercicios. O como que la temperatura superficial de la mar se elevó 0,44 grados en los últimos 30 años, que las mareas meteorológicas han aumentado 14 centímetros y que hay zonas en las que los niveles de cota de inundación llegan a los ocho metros, como son las playas de Cuevas, Candás o Luanco.

Losada apuntó que los temporales de febrero de 2014 sirvieron como modelo para hacer las predicciones en los distintos escenarios (desde una subida del nivel del mar de 25 centímetros hasta 65 centímetros o un metro) y apuntó que hechos como ese se repiten cada 30 ó 40 años. ¿Cuáles son las primeras observaciones del científico? Explicó que no es previsible que en Asturias se incrementen los grandes oleajes, calculándolo en unos 10 ó 15 centímetros en Gijón, pero apuntó que los mayores impactos se prevén en el incremento del nivel del mar y en una subida de la temperatura superficial del Cantábrico. Así, un temporal que, como el de 2014, en Luarca se repite cada 51 años, si el nivel del mar subiera 25 centímetros, ocurriría cada ocho años; si sube 45, sería cada dos, y si se incrementara en 65, habría un temporal similar cada año.

A partir de esos datos, el equipo de Íñigo Losada apunta que 10.000 asturianos se verán afectados por la subida de las aguas y 3.600 están ahora viviendo en zonas que quedarán inundadas a finales de siglo. Las zonas más expuestas son Ribadesella, Muros de Nalón, Soto del Barco, Navia y Colunga. También las industrias se verán afectadas en Avilés, Navia, Castrillón, Valdés y Muros de Nalón, mientras que prácticamente desaparecerán playas como las de Salinas, San Lorenzo, Bayas, San Antolín y Xagó.

Pero ante este panorama hay otro elemento a tener en cuenta: el alto grado de incertidumbre de estas previsiones a largo plazo.