El Comercio

Fisioterapeutas en pie de guerra

  • En Gijón y Avilés, parte de las consultas públicas están en manos privadas. El Sespa paga 1,5 millones a dos empresas por hacer 3.350 procesos bienales

  • Denuncian altas tasas de precariedad y recortes de plantilla

Los fisioterapeutas del Servicio de Salud del Principado (Sespa) están en pie de guerra. Quienes se encargan de reparar músculos y tendones y de devolver el bienestar a nuestro organismo a base de concienzudos masajes y de decenas de dinámicas terapéuticas, están de uñas. La alta tasa de precariedad en la que están inmersos, unida a la sobrecarga laboral y los recortes de plantilla, les ha animado a hacer públicas sus protestas y a constituirse en una suerte de plataforma de interinos. Los fisioterapeutas del Sespa están hartos de ser temporales y de no poder optar a una plaza en propiedad, como sí han tenido oportunidad el resto de colegas de otras comunidades.

Asturias es la única autonomía que no convoca oposiciones en fisioterapia desde 1991. Catorce años esperando a abandonar la interinidad que tampoco han encontrado eco en la OPE que la Consejería de Sanidad convocará este año. «Los 'fisio' somos trabajadores precarios» y de seguir así «nuestra especialidad corre el riesgo de desaparecer de la sanidad pública», alertan los especialistas.

El colectivo ha iniciado una serie de contactos con el arco sindical y político para denunciar su situación. El Sespa tienen creadas 182 plazas orgánicas de fisioterapeutas, pero no todas están cubiertas. A día de hoy hay contratados 156 profesionales. «La pérdida de vacantes es continua y se agudiza con los años», explican los afectados. Un claro ejemplo es lo que ocurre en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde en 2013 había 54 especialistas y ahora hay 46. Ocho menos. Menos plantilla, pero no menos actividad sino «todo lo contrario». En 2013, el HUCA y el Monte Naranco realizaron 406.116 sesiones fisioterapéuticas. En 2016, 46 profesionales «cerraremos el año con muchos más procesos».

Los fisioterapeutas han elaborado un pormenorizado dossier, entregado a sindicatos y partidos políticos (de momento se han reunido con Podemos y hoy lo harán con Foro). En el mismo detallan que mientras en Asturias hay un 'fisio' por cada 6.916 habitantes, en Navarra hay uno por cada 5.472 habitantes y en Cantabria uno por cada 5.026. «La pérdida de plazas en el sistema público es evidente. Así, se genera un modelo de atención en el que los tiempos de tratamiento y de calidad disminuyen». Ahora mismo, «en el HUCA hay un enorme tapón», advierten.

También denuncian la privatización de parte de la actividad en Gijón y Avilés. El Sespa paga a dos empresas privadas por la realización de 3.350 procesos a domicilio durante dos años. Abona por ello 1,5 millones de euros. 15,60 euros por sesión. «Si lo hiciera con personal propio el gasto sería más bajo», dicen los fisios interinos.