El Comercio

Los hospitales no logran bajar su lista de espera de seis meses, en la que hay 706 pacientes

  • El caso es que el Sespa no consigue meter en cintura a este tipo de demoras

Erradicar las demoras quirúrgicas de más de seis meses sigue siendo un objetivo inalcanzable en la sanidad pública asturiana. Los quirófanos de los hospitales del Servicio de Salud del Principado (Sespa) cerraron septiembre con 706 pacientes con demoras por encima del medio año (más de 180 días). Estos enfermos, los 706 que sufren retrasos de seis meses son algunos más de los 692 que había en agosto y bastantes más de los que estaban en esa misma situación en julio: 394.

El caso es que el Sespa no consigue meter en cintura a este tipo de demoras. A lo largo de todo el año, los hospitales han ido arrastrando un remanente de pacientes con esperas prolongadas. Enero empezó con una bolsa de 873 enfermos en esta situación. Al comenzar el verano, a finales de junio, se había conseguido bajar la cifra a 181 enfermos, pero el descenso de actividad durante el periodo estival, unido a cierres de quirófanos y de plantas que se prolongaron en muchos hospitales hasta octubre, volvió a disparar los tiempos de espera.

Según los datos que ayer hizo públicos el Sespa, ahora mismo hay 18.458 personas esperando por una intervención. De ellas, 706 desde hace más de medio año. La demora media para operarse está en 84 días, seis más de los que había a principios de año. El HUCA es el hospital con peores tiempos. Actualmente tiene en espera quirúrgica a 6.420 pacientes, 522 con demoras que superan los 180 días. En Cabueñes, en Gijón, hay otros 149 pacientes que aguardan desde hace seis meses a ser operados, de un total de 3.156.

El listado de espera para una consulta también se disparó. Pasó de 63.597 pacientes en junio a 72.817 a finales de septiembre.