El Comercio

Sespa: 15.300 contratos temporales al año

  • La cifra de temporalidad en la sanidad pública supera a la de personal fijo, que en Asturias llega a 12.696 personas

Más contratos temporales que fijos. Muchísimos más. Esta es la fotografía que ahora mismo ofrece la sanidad pública asturiana, empresa que ostenta la mayor tasa de temporalidad del sector público de la región. A lo largo del pasado año, el Servicio de Salud del Principado (Sespa) rubricó 15.300 contratos temporales, algo así como 40 cada día. De éstos, 2.300 fueron renovados por la misma persona, lo que supone que cada trabajador eventual, interino o sustituto de la sanidad regional firmó una media de siete contratos al año. La duración de cada fichaje oscila bastante, ya que «depende de la necesidad que motivó la contratación». No obstante, la horquilla se movió «entre el mes y el año, con un promedio de dos meses». Los 15.300 contratos temporales superan a los 12.696 fijos que conforman la plantilla orgánica del Sespa.

Los datos son extraídos de una respuesta del consejero de Sanidad, Francisco del Busto, al diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. El parlamentario se mostró interesado en saber qué medidas iba a adoptar el Gobierno regional ante la excesiva tasa de precarización laboral que se observa en los hospitales y centros de salud, donde hay categorías laborales cuya eventualidad supera el 50%. La pregunta de IU está motivada, además, en la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que equipara las indemnizaciones por despido del personal fijo y temporal, junto a otro fallo que limita una práctica muy extendida en la sanidad pública como es la concatenación de contratos temporales más allá de los dos años.

Los magistrados europeos, tal y como informó días atrás EL COMERCIO, consideran que la forma de contratación tan extendida en los servicios sanitarios españoles «contribuye a la precariedad». También estiman peligrosa, como apunta Llamazares, «la utilización abusiva de sucesivos contratos de duración determinada», ya que pueden «contribuir a la situación de precariedad» y convertir en «excesivamente difícil el ejercicio de los derechos que confiere el ordenamiento jurídico de la Unión Europea». Las sentencias del tribunal europeo abren la puerta a que los trabajadores temporales puedan reclamar el pago de veinte días por año trabajado cuando son despedidos, entendiéndose por despido una situación de cese. Un informe de la Federación de Sanidad de CC OO en Asturias advierte de que en el Principado, la sanidad pública podría verse abocada a una cascada de hasta 5.000 reclamaciones ya que los afectados pueden reclamar hasta cuatro años de retroactividad.

El caso es que, según los datos que aporta la propia administración regional, en el Sespa hay más contrataciones temporales que fijas. La plantilla con plaza en propiedad asciende a 12.696 personas mientras que los contratos temporales llegaron en 2015 a los 15.300. En los hospitales y centros de salud, según ratios de los sindicatos, cuatro de cada diez empleados no tienen plaza en propiedad. Son interinos (ocupan una plaza vacante), eventuales (por encima de plantilla) o sustitutos. La precariedad varía según de qué sector hablemos. Los administrativos, con un 17% de temporalidad, son los más aventajados, seguidos por los técnicos superiores (21%), enfermeros (22%) y médicos (23% es la interinidad en los hospitales y 28% en centros de salud).

Sin embargo, hay categorías laborales cuya situación es sangrante. Es el caso de los que trabajan en las cocinas o las lavanderías. Su tasa de precariedad supera el 80%, en gran medida porque la Administración sanitaria no convoca una OPE -proceso que les permitiría optar a una plaza en propiedad- desde 1991.

Algo similar ocurre con fisioterapia, una especialidad donde la temporalidad ronda el 40%. El Sespa llegó a publicar sendas OPEs, una en 2004 y otra en 2008, pero al no terminar de convocar las pruebas, las plazas se perdieron. Ahora, en la oposición sanitaria que se celebrará entre 2016 y 2017 y que permitirá convertir en fijas 744 plazas del Sespa, no ha sido convocada ninguna vacante para esta categoría.

Oposiciones y bolsas

El consejero de Sanidad explica en su respuesta a IU que entre las medidas de mejora que su departamento ha adoptado para reducir la temporalidad es la convocatoria regular de ofertas públicas de empleo (OPE) «aprovechando al máximo nuestra tasa de reposición». También «la creación y modificación de las bolsas de empleo para que la contratación sea más ágil y adecuada a los perfiles que en cada caso se requieran». Finalmente, Sanidad anuncia su pretensión de «transformar en contratos de larga duración aquellos en los que, al existir vacantes, las necesidades asistenciales así lo requieran».

Las explicaciones de Del Busto son, para IU, «insuficientes». Cree Llamazares que «un 15% de contratos repetidos es una cifra importante y ante ello no vale únicamente decir que se van a acelerar las oposiciones, dado que es un problema añadido a las mismas y a la limitación de la tasa de reposición establecida por el Estado».