El Comercio

El Supremo reconoce toda la antigüedad a una trabajadora fija discontinua

  • La trabajadora empezó su relación laboral con la Agencia Tributaria el 4 de febrero de 2009, en Langreo, durante la campaña anual para la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) que reconoció el derecho de una auxiliar administrativa de la Agencia Tributaria a que se le compute a efectos de antigüedad todo el tiempo transcurrido desde que empezó su relación laboral fija discontinua, incluyendo los periodos en que no ha habido prestación efectiva de servicios. Según informó el TSJA, dicha sentencia anuló el fallo del juzgado de procedencia que entendía que debían computarse solo los meses en los que efectivamente prestó servicio y no todo el año completo.

La trabajadora empezó su relación laboral con la Agencia Tributaria el 4 de febrero de 2009, en Langreo, durante la campaña anual para la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. En mayo de 2012, la Agencia Tributaria le reconoció una antigüedad de nueve meses y once días. En junio, la trabajadora solicitó la corrección de ese dato para computar todo el tiempo transcurrido desde febrero de 2009. Entre otras cosas, porque se le denegó participar en un curso de formación y optar a un contrato relevo.