El Comercio

Un Alvia llega con cuatro horas de retraso a Madrid por avería

  • El calor, la falta de aire acondicionado, y la resistencia inicial de los trabajadores de Renfe a abrir las puertas causó momentos de tensión. La espera se alargó más de tres horas

El Alvia 04140 Gijón-Oropesa del Mar que tenía prevista su llegada a Chamartín a las 19.30 horas del viernes no alcanzó la capital hasta cuatro horas después. El motivo fue una avería en el pantógrafo, que dejó al ferrocarril sin electricidad a pocos kilómetros de León, en la zona del intercambiador de ancho. El calor, la falta de aire acondicionado, y la resistencia inicial de los trabajadores de Renfe a abrir las puertas causó momentos de tensión. La espera se alargó más de tres horas. «Creí que estas cosas solo pasaban en mi país», refirió la venezolana Beatriz Ramos, que viajaba por primera en tren, junto a su hija Eugenia Savino, vecina de Gijón. Los pasajeros llamaron incluso a la Policía, antes de poder seguir viaje.