El Comercio

La subida del mar anegará el 1,2% de Asturias a finales de siglo por el cambio climático

Navia. El desbordamiento de la ría inundará casi toda la localidad.
Navia. El desbordamiento de la ría inundará casi toda la localidad. / E. C.
  • Los concejos más afectados serán Castropol y Villaviciosa. Los cálculos indican que los daños en viviendas llegarán a 134 millones

Asturias es una región vulnerable a los efectos que tenga el cambio climático. Estar situada en el litoral, con gran número de poblaciones de todos los tamaños en la costa o cerca de ella, supone que el principal peligro venga del mar Cantábrico, precisamente uno de los elementos que hace que Asturias sea como es hoy. Pero las peores previsiones apuntan a que, a finales de siglo, la temperatura del mar puede subir entre 1,69 y 2,96 grados, lo que contribuirá a un importante incremento del nivel del agua, estimado en torno a 65 centímetros o, incluso, un metro. Pero también cambiarán las mareas y la fuerza con que las olas baten contra la costa, aumentando de esa manera la erosión.

El Principado está elaborando una estrategia que permita a la comunidad afrontar, en las mejores condiciones posibles, estos nuevos peligros. Para ello, cuenta con el trabajo 'Diagnóstico de la situación actual y evaluación de riesgos frente al cambio climático en la costa del Principado de Asturias', elaborado por Íñigo Losada, catedrático del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria. Y una de sus conclusiones es bastante alarmante: «Solo por inundación permanente se perdería casi el 1,2% del área total del Principado de Asturias».

Hay varios ejemplos concretos de lo que puede ocurrir en algunos lugares. Uno es Navia, donde el aumento del nivel del mar y la ría alcanzará el núcleo urbano. En Luarca, la amenaza viene de un evento extremo (temporal) como el ocurrido hace dos años, lo que provocará que se rebasen las dársenas y se desborde el río cerca de su desembocadura. En San Esteban de Pravia y San Juan de la Arena, amplias zonas quedarán bajo las aguas. En Avilés, el peligro viene por el desbordamiento de la ría. En el puerto de Gijón solo está expuesto a sufrir daños el dique de Aboño. En Ribadesella, se prevén importantes inundaciones ya a mediados de siglo con que solo suba el agua 24 centímetros. Finalmente, los concejos con más hectáreas de terreno inundadas serán Castropol y Villaviciosa, mientras que los que menos lo sufrirán serán Caravia, Carreño y El Franco.

85 kilómetros de carreteras

Este trabajo incluye las pérdidas económicas que esto pueda suponer. Los cálculos por los daños que ese incremento de las aguas del mar produzca en las viviendas están calculados, en el escenario más pesimista, en 134 millones de euros y los concejos más afectados serían los de Ribadesella, Navia, Castropol, Gozón y Valdés.

Pero hay que tener en cuenta que, en las zonas litorales, también están ubicadas importantes industrias, que podrían sufrir unas pérdidas superiores a los 72 millones de euros en los municipios de Avilés, Navia, Castrillón, Valdés y Muros de Nalón. La agricultura también se vería seriamente perjudicada, en especial en Muros de Nalón, Soto del Barco, Ribadesella, Villaviciosa y Pravia, pero en este caso es más complicado saber la repercusión económica que supondrá.

Evidentemente, los escenarios en los que se producen mayores daños son los que combinan una subida de las aguas de 65 centímetros y un evento extremo, similar a los ocurridos hace dos años en la costa asturiana. En ese caso, el estudio de Íñigo Losada indica que se verían afectados, entre otras instalaciones, una central lechera, una subestación eléctrica, un transformador eléctrico, una estación de ferrocarril, 46,6 kilómetros de línea férrea, diecisiete infraestructuras de carreteras y 85,31 kilómetros de carretera convencional.

Los estuarios

Los estuarios asturianos son otros elementos que se verán muy afectados por el cambio climático, aunque saber en qué medida es difícil, debido a los aportes de sedimentos y los cambios en las mareas. Tras numerosos análisis y después de los resultados obtenidos anteriormente para los estuarios de Cantabria, el equipo de Íñigo Losada concluye que «las áreas de las desembocaduras de los estuarios de Villaviciosa, Navia y Ribadesella serán las que experimenten un mayor porcentaje de cambio, seguidas por Nalón, Eo y, en último lugar, Avilés».

Este estudio pionero en España es producto de un convenio alcanzado por el Principado de Asturias y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que también está elaborando un informe a escala nacional para prever el impacto que el cambio climático pueda tener en todo el país.