El Comercio

«Somos funcionarios, trabajamos a las órdenes de superiores»

Luis Carmelo Ménguez es el jefe de servicio de la Inspección General de Servicio desde 2008. Su hablar es prudente, administrativo, propio de quien sabe que una palabra de más suya trae consecuencias. En marzo de 2013 compareció en la Junta General para explicar sus dos informes relacionados con el 'caso Renedo'. La sesión requirió que aclarase cómo actúa de una unidad que «a diferencia de otras inspecciones que hay en la casa, pues, digamos, es la menos dotada». Su misión es «el control de gestión del personal, el funcionamiento de los servicios, el funcionamiento procedimental, las incompatibilidades... Bueno, prácticamente entra todo, si nos ponemos a ello». Parte de las inspecciones las decide el equipo, y otras, las extraordinarias, se hacen «por orden del presidente, del titular de la consejería de la que yo dependo, o bien a propuesta de los consejeros». El límite de la pesquisa lo delimita el propio solicitante.

Los diputados se sorprendieron de que a la Inspección se le hubiera requerido dos informes sobre las irregularidades de la funcionaria Marta Renedo, y ninguno sobre los manejos en la Consejería de Educación. «Hay que tener en cuenta ciertos límites; nosotros no dejamos de ser funcionarios y trabajamos a las órdenes de nuestros superiores», replicó.