El Comercio

Otea celebra sus primeras elecciones el 29 de noviembre

  • Sus más de 2.100 socios tendrán que elegir al que será su primer presidente, en sustitución de José Luis Álvarez Almeida que estudia su continuidad

«Pocas organizaciones nacionales tienen la capacidad que demostramos y ahora mismo nos ponen de ejemplo de cómo tenemos que pasar de pequeños a grandes». Son las palabras que pronunciaba el presidente ejecutivo de Otea, José Luis Álvarez Almeida, en la asamblea general extraordinaria que en octubre de 2015 certificaba el nacimiento oficial de la patronal hotelera y hostelera de Asturias. Un año y un mes más tarde, concretamente el 29 de noviembre celebrará las que serán sus primeras elecciones oficiales. A la cita, que se convocará el próximo viernes 28, estarán citados los más de 2.100 asociados que representan a 3.000 actividades.

Entre las novedades de esta convocatoria, el cambio del modelo de voto. Del clásico 'un socio, un voto', se pasará a un número de votos conforme a su aportación a la entidad. Habrá concesión de una cuota por tramos según cuantía. También se estudia, para facilitar el voto al mayor número posible de personas, habilitar una urna en Oviedo y otra en Gijón, junto al voto por correo.

Junto a ello, cada candidatura que concurra a este proceso, que tendrá que estar refrendada por 50 avales, deberá de plantear para su votación a un presidente y a su comité ejecutivo (de entre 6 y 12 miembros).

Renovación

Lo que parece estar claro con la nueva cita electoral es que la renovación de los cargos directivos será casi total. Dos de los actuales presidentes, Fernando Corral, por el sector hotelero, y Javier Martínez, por el hostelero, ya han expresado en diferentes ámbitos que no continuarán encabezando Otea, la última de ellas en una junta extraordinaria que la patronal celebró en Gijón hace unas semanas.

Quien aún estudia su continuidad es el presidente ejecutivo. José Luis Álvarez Almeida ha asegurado a EL COMERCIO que «no puedo decir un no categórico». «El esfuerzo realizado en Otea en este año, y en el proceso previo, ha supuesto un desgaste importante. Colectivo, pero también personal -familiar y del negocio-. Y todo tiene un principio, pero también un final», afirmó.

Desde su punto de vista, es más que recomendable la «regeneración» en los cargos de las asociaciones, «que haya empresarios que crean en el proyecto y que estén dispuestos a tirar por el turismo de Asturias». No obstante, en Almeida se despierta «una parte de responsabilidad, de algo que es un bebé y cuyo proceso de trabajo empieza ahora para afianzarse como representante válido del turismo regional. Hay que seguir sumando a otras asociaciones como Fastur o ARCA», aseveró.

José Luis Álvarez Almeida hace un balance positivo de la trayectoria de Otea en este primer año de vida pero, insiste, «se han dejado muchos pelos en la gatera, pero quedan muchas cosas por hacer y quien tiene que ponerse manos a la obra es alguien que venga con ganas de liderar este proceso y tenga capacidad de diálogo en todos los frentes, el regional, con el Principado, pero también el municipal con ayuntamientos como los de Oviedo y Gijón».

Entre las cuestiones pendientes, la todavía efectiva disgregación de personas en las distintas sedes.