El Comercio

Iturrioz, Cueto y cuatro funcionarios negociaron el coste de la obra del Gitpa

  • Los mails aportados al juez evidencian que el Principado sabía que el cable pasaría por Feve y se pagarían 2,3 millones, cuestiones que luego denunció ante la fiscalía

El 28 de noviembre de 2014 la Consejería de Economía, a través de su secretaria general técnica, presentó ante la Fiscalía un escrito de denuncia con el que nació el 'caso Gitpa'. La comunicación se fundaba en el informe de una jefa de servicio que sugería la comisión de una serie de delitos en la obra de la troncal occidental, esto es, los trabajos que permitieron llevar la red de fibra óptica al occidente. Entre las anomalías detectadas, la funcionaria reconocía sus «dudas respecto a la titularidad» de la infraestructura ejecutada con fondos del Principado. El motivo es que había descubierto que el cable se echó en canaletas abiertas al lado de las vías de Feve y que para acceder a esta zona de dominio público se abonó un pago al operador ferroviario para los siguientes quince años.

«El Principado encargó y abonó a Gitpa la construcción de la troncal de Occidente», precisa el informe de la funcionaria. «Sin embargo de la información aportada en 2014 por Gitpa se advierten 'limitaciones' al ejercicio de la titularidad», valora. «Habiendo sido esta infraestructura construida sobre dominio público ferroviario, se lastra el ejercicio de dicha titularidad por la existencia de un canon permanente no declarado por la mera 'ocupación de terrenos'», abunda. El Principado, en definitiva, «encargó la construcción de la troncal, lo que implica titularidad de la obra construida, no sujeta a cánones o abonos por derechos de paso».

La fiscalía asumió el informe de la funcionaria y denunció el asunto ante los tribunales. El juez de instrucción tiene ahora investigados (la forma jurídica actual de los imputados) a los dos últimos exgerentes de Gitpa, además de dos trabajadores de las empresas que participaron en la obra. Es decir, el proceso se centra por ahora en la empresa pública y sus adjudicatarias. Una serie de correos electrónicos incorporados al pleito prueban sin embargo que el Principado era conocedor de que la troncal iba a realizarse por terreno de Feve en los términos denunciados. Los mensajes llegaron a los buzones del viceconsejero Luis Iturrioz, el director general Alberto Pérez Cueto, y otros cuatro empleados públicos.

Los mensajes son de mayo a agosto de 2009, momento en el que la entonces Consejería de Administraciones Públicas negocia con los técnicos de Gitpa cuánto dinero va a costar la actuación. Necesitan ese dato para organizar la encomienda de gestión que aprobará el Consejo de Gobierno. ¿Cómo hacer esa estimación?

Un pago «embebido»

Las reuniones avanzan. El 14 de mayo el director del Gitpa informa directamente al director general Alberto Pérez Cueto. «El asunto de la troncal de Occidente con Feve está arreglado con ellos», indica. La empresa del Principado sacará un concurso tipo, en el que diga que necesita llevar el cable al occidente, dejando libertad a los aspirantes para que en sus anteproyectos propongan por dónde lo harán pasar. La legislación reclama que, en donde sea posible, la fibra se eche por dominio público. La autovía del Cantábrico (A-8) no está completada, así que en la rasa costera todo lo que no sea ir por Feve dispara los costes.

En la comisión de investigación del 'caso Gitpa', Ignacio González Arrate, exdirectivo de Feve, señaló que para asegurar que el concurso saliera bien, se reunió con «el viceconsejero Luis Iturrioz y el gerente de Gitpa». Según los correos, acuerdan que los licitadores sean los que negocien con Feve los derechos de paso para hacer la obra, esto es, el permiso para trabajar al lado de las vías. «Nosotros se lo pagaremos embebidos en los de construcción», detalla el mail a Pérez Cueto. «Feve proporcionará al adjudicatario unos derechos de paso a favor del Principado para este fin concreto en unas determinadas condiciones económicas», expone el representante de Gitpa al director general. «Mi propuesta será que el derecho sea por tiempo indefinido y que ahora ya queden pagados los correspondientes al mínimo de los años (15) para los que el pliego defina la vida útil de la troncal».

Presupuesto similar

Bajo este esquema, las partes siguen perfilando el presupuesto que el Principado debe incluir en su encomienda de gestión para la troncal Occidental y otras que quiere encargar al Gitpa. Las cadenas de correos empiezan a incorporar un documento en formato excel, detallando esos costes simplificados, a los que se irán haciendo leves ajustes. A mediados de junio, el documento de trabajo calcula los 103 kilómetros de obra en 3,6 millones, pero añade otros 2,3 en concepto «derechos de paso => 15 años». El correo que se cruzan tres funcionarios y otros tres trabajadores de Gitpa estima de esta forma en 5,9 millones la necesidad de financiación.

En agosto la consejera Ana Rosa Migoya firma la encomienda de gestión. En base a las negociaciones en las que han participado los dos equipos, que incluían el pago por la ocupación del suelo de Feve, aprueba la cesión de 6.014.946,52 euros al Gitpa para la troncal entre Cudillero y Vegadeo.

Un detalle. La jefa de servicio que firma el informe de la denuncia llegó a la consejería en 2012, esto es, tres años después de que su departamento diseñara junto a Gitpa la construcción de la troncal.