El Comercio

«No son pajaritos a los que hay que cebar», avisa el alcalde de Oviedo

El primer plan de control y prevención del jabalí se hará sobre la zona de Oviedo, merodeada por entre 600 y 700 jabalíes. El problema sin embargo es común a otras latitudes como Berlín, señaló Wenceslao López. «Requiere cierta conciencia ciudadana de que los jabalíes no son pajaritos que hay que cebar; son animales peligrosos que pueden generar accidentes», advirtió.

Colectivos conservacionistas atribuyeron la expansión de la especie al tratamiento que recibe el lobo. «Ellos son los que de manera natural controlan las poblaciones», defendió Fructuoso Pontigo, de la Coordinadora Ecoloxista. «Poblaciones estables de lobos suponen un mayor control del jabalí y una reducción de la muerte de animales domésticos según los datos científicos», avaló Equo Asturias. La formación urgió también a «prohibir la comercialización de cerdos vietnamitas y otras especies exóticas».