El Comercio

El proyecto Life+Urogallo cantábrico finaliza con 22 ejemplares en cautividad

  • Los resultados del plan, que incluyen la retirada de 60 kilómetros de vallados peligrosos, se presentarán en Ponga, el 15 de noviembre

El proyecto Life+Urogallo cantábrico, que durante los últimos seis años aunó los esfuerzos de administraciones, entidades privadas y sociedad civil para frenar el declive de tan emblemática especie, llega a su fin. Los resultados de este trabajo, que dejó constancia de que el urogallo desapareció del 70% de los lugares que ocupaba hace tres décadas, se presentarán en Ponga el próximo 15 de noviembre.

Entre las primeras conclusiones se llama la atención sobre el éxito del programa de cría en cautividad, con el centro de Sobrescobio, que alberga 22 ejemplares. Además, en este proyecto se desarrolló por primera vez la reintroducción de urogallos en el medio silvestre, lo que permitió establecer un protocolo de actuación coordinado entre las administraciones.

Otro aspecto destacado de este trabajo es la retirada o señalización de más de 60 kilómetros de vallados peligrosos, al tiempo que se ha reducido el riesgo de electrocución de estas aves y el ruido de infraestructuras eléctricas.

Más de 2.500 voluntarios y escolares participaron en las diferentes acciones de educación ambiental, sensibilización y divulgación del proyecto, desarrollado en más de 500 hectáreas para fomentar un hábitat favorable que permita al urogallo cantábrico contar con alimento, refugio y tranquilidad.

Pero las entidades implicadas en el Life+Urogallo cantábrico esperan que este trabajo no termine el 15 de noviembre con la presentación de las conclusiones, sino que con esos resultados pretenden avanzar en nuevas y más amplias medidas de conservación que permitan recuperar, en la medida de lo posible, esta especie en peligro de extinción.