El Comercio

Los ictus causan cerca de 900 fallecimientos cada año en la región

  • El dispositivo de intervención urgente ante esta dolencia se activó en 2015 en 417 ocasiones, 300 más que hace cinco años

El número de casos en los que se activa el código ictus en la región no dejó de aumentar desde 2010. Este dispositivo de intervención urgente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) que se activó en 117 ocasiones el año de su estreno, ya superó los 400 casos en 2014 y 2015. En concreto, el pasado año fueron 417, trescientas más que en 2010, las veces que se puso en marcha esta estrategia con la que la Consejería de Sanidad pretende conseguir que el paciente pueda recibir el tratamiento antes de las cuatro horas y media desde el inicio de los síntomas.

También aumentó la cifra de pacientes tratados en la fase aguda con técnicas de revascularización. Así, en número de trombectomías mecánicas -extracciones de trombos alojados en las arterias cerebrales- registradas en 2015 fue de 122. A esto se suman las fibrinolisis intravenosas -tratamientos para deshacer el trombo sin necesidad de intervención-, que ascienden a unos setenta casos anuales.

Ayer, Día Mundial del Ictus, Sanidad indicó que la región registra, cada año, unos 2.500 casos que originan alrededor de 900 muertes. Es la principal causa de fallecimiento en el conjunto de la población, la más importante entre las mujeres y la tercera entre los varones. El Principado cuenta con dos unidades de ictus con una capacidad de 12 camas monitorizadas atendidas por una enfermera y una auxiliar de enfermería en cada turno. Durante 2015 la unidad de Cabueñes asistió a 531 pacientes y la del HUCA a 571, unas cifras que se mantuvieron estables en los últimos años. Tabaquismo, consumo de drogas, abuso de alcohol, hipertensión arterial, colesterol elevado, diabetes, obesidad, vida sedentaria y dietas ricas en sal y grasas son los principales factores de riesgo.