El Comercio

La niebla costera llena el interior

Varias personas siguen una visita guiada en la plaza de la Catedral, en Oviedo.
Varias personas siguen una visita guiada en la plaza de la Catedral, en Oviedo. / ÁLEX PIÑA
  • El tráfico fue fluido toda la jornada y sin incidentes, pero hubo que cortar el acceso a los Lagos por el exceso de turismos

  • El puente de Todos los Santos comenzó con una ocupación del 36% en los establecimientos de turismo rural

El puente de Todos los Santos comenzó en Asturias con densas nieblas en el litoral y cielos totalmente despejados en el interior, lo que hizo que muchos de los turistas que estos días se desplazaron al Principado aprovecharan para visitar ciudades y parajes naturales de montaña. Por ello, los turistas se dejaron notar especialmente en las principales ciudades y, sobre todo, en el entorno de Covadonga y los Lagos. Y es que hubo localidades costeras en las que las temperaturas máximas fueron bastante frías, como Castropol, con 13,2 grados, o Colunga (15), Cabo Busto (14,3) y Cabo Peñas (15,3). Por contra, otras zonas del interior tuvieron temperaturas altas, como Amieva (24,8), Cabrales (25,2), San Antolín de Ibias (25,3), Mieres (25,8), Pola de Lena (25,5) o Pola de Somiedo (25,3).

en contexto

En Gijón, se pudo ver a grupos de turistas visitando los lugares más emblemáticos de la ciudad, a pesar del frío y de que la densa niebla apenas dejaba ver la mar. No ocurrió así en Oviedo, donde el día invitaba al paseo. Andrés Ramírez, Rosa Sánchez, Juana Calaña y Álvaro Vaquero son cuatro onubenses que disfrutaban de una banda de gaitas asturiana en la ovetense plaza de Porlier de Oviedo. «Es una maravilla», comentaban. Juana explicó que «en Oviedo estuvimos hace 33 años y quisimos regresar para ver cuánto había cambiado la ciudad». Y lo comprobaron: «¡Uff!, ha sido un cambio brutal», exclamó Rosa Sánchez. Los dos matrimonios onubenses alargarán el puente hasta el próximo viernes, porque «es que Asturias nos encanta entera».

De Fregenal de la Sierra (Badajoz) llegaron Juan Luis Rubio y Marta Vargas. «Estuvimos ya en dos zonas de Asturias, Luarca y ahora, Oviedo», explicó Juan Luis Rubio, que apuntó que «Oviedo nos está encantando pero Luarca tiene un encanto especial».

Los barceloneses Encarna Cuerva y Emilio Guijarro llevan unos días en Asturias, pernoctando en Gijón. Pasaron toda la mañana de ayer en Avilés, recorriendo el casco histórico, y después de comer se acercaron a ver el Centro Niemeyer. «La ciudad ha sido una sorpresa para nosotros porque la imaginábamos más industrial. Yo lo que sabía de ella era por el acero y los altos hornos, pero al ver el casco histórico me he quedado muy sorprendido de lo bonita que es», comentó Guijarro. Pero su mujer también se mostró sorprendida por lo que se encontró: «El casco histórico, en general, es muy bonito, sus calles y sus edificios. Me voy con una idea muy buena, la ciudad en sí es muy bonita», explicó.

Pero si hubo ayer algún problema éste se registró en los Lagos. La abundante afluencia de vehículos hizo que se llenaran las 350 plazas de aparcamiento habilitadas en Buferrera y La Tiese, por lo que personal del parque nacional tuvo que cortar el tránsito, hacia la una de la tarde, durante casi una hora.

Los establecimientos de turismo rural no están teniendo, no obstante, buenos resultados. Toprural indicó ayer que tuvieron una ocupación del 36%, lejos de la media nacional para esta época, situada en el 57%. Eso sí, mejor les fueron las cosas a los establecimientos de turismo rural del Oriente asturiano, con ocupaciones que en algunos concejos llegaron al 70%.