El Comercio

Desarticulado un grupo criminal que robó en cuatro bufetes y una clínica de podología en Asturias

  • La Policía ha detenido a tres hombres en León a los que se intervino más de 3.000 euros, la cantidad de dinero denunciada en el Principado

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres personas, miembros de un grupo criminal itinerante especialistas en la comisión de hurtos en despachos profesionales, a los que se les imputa en Asturias haber actuado en una clínica de podología y en cuatro despachos de abogados, en dos de ellos en grado de tentativa.

Según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa, fueron detenidos en León, capital a la que se habían desplazado para continuar delinquiendo. Los arrestados, de 36, 32 y 22 años, tenían numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio. En el momento de su detención les fueron intervenidos 3.096 euros, cantidad que prácticamente se correspondía con la denunciada en Asturias y que se habían repartido entre los tres.

La investigación se inició el pasado día 24 cuando se apoderaron de 440 euros en un despacho de abogados de Oviedo. Dos días más tarde lo hicieron en Gijón, en una clínica podológica de la que se llevaron 2.000 euros y en otro despacho de abogados del que sustrajeron un sobre que contenía 500 euros. También lo intentaron en esta misma ciudad en otros dos despachos de letrados, pero la llegada de uno de los socios y de clientes motivó su fuga sin haber logrado su botín.

Antes de la comisión de los hurtos, agentes de la Policía Nacional de la Jefatura Superior de Policía de Asturias habían identificado en Oviedo a tres personas cuya conducta vigilante en las inmediaciones de un despacho de abogados levantó sospechas.

En ese momento no se les pudo imputar la comisión de ningún hecho delictivo, pero su chequeo fue clave para posteriormente poder confirmar su identidad y su participación en los hechos. Esta confirmación se produjo al quedar grabados por las cámaras de vídeovigilancia de un hotel de Gijón, en el que actuaron utilizando las mismas maniobras de distracción que en los despachos profesionales y donde que sustrajeron la tarjeta magnética de apertura de las puertas de las habitaciones.

Gracias a esas grabaciones pudieron comprobar que eran miembros de un grupo criminal de carácter itinerante que tenía su base de operaciones en Barcelona. Desde la Ciudad Condal viajaban a otras localidades en las que actuaban un par de días y, cuando levantaban las sospechas de la Policía se desplazaban a otro lugar para continuar con su operativa. Un vez conocido que se habían desplazado a León, la noche del pasado día 26, se comunicó este hecho a la Policía de allí, que procedieron a su detención.