El Comercio

La comisión para regular los deberes escolares sufre dos meses de retraso

  • Ciudadanos cree «más necesario» elaborar un protocolo orientativo para los centros que el boicot que inician las familias de la pública

Poco antes de finalizar el curso, el grupo parlamentario de Ciudadanos presentó una iniciativa en la Junta General para crear una comisión de expertos que regulara los deberes escolares. El objetivo era que este órgano - que estaría formado por representantes de las familias, el profesorado, las centrales sindicales e incluso alumnado de Bachillerato- elaborara un protocolo común para los centros y en él se recogerían criterios orientativos para asignar trabajo fuera del aula.

La iniciativa fue aprobada, salvo por el PP, y contó con el respaldo del PSOE quien reconoció que «es un tema que ocupa y preocupa». Incluso el consejero, Genaro Alonso, en una entrevista concedida pocos días después a EL COMERCIO, señalaba que «ha llegado el momento de reflexionar sobre ellos». Señalaba que los trabajos fuera del aula «deberían ser para mejorar el rendimiento, no para empeorarlo» y abogaba por que se mantengan, pero en menos cantidad, «con condiciones y compromisos», respetando la autonomía de los centros. El compromiso era que esa comisión tuviera listo el protocolo a principios de curso, pero dos meses después de comenzar las clases, C's, impulsor de la proposición no de ley, no tiene noticia alguna de la creación del órgano, «al menos como nosotros lo pedimos», sostiene su portavoz, Nicanor García, quien añade que «el documento ya debería haber llegado a los centros, pero no lo está». Por eso, preguntará «con carácter inmediato» por la demora.

C's se basa en un informe PISA, en el que «el tiempo medio que dedica un alumno de Secundaria a los deberes es de 6 horas y media a la semana, cuando en Finlandia se limita a dos horas semanales, lo que demuestra que los trabajos fuera del aula no están relacionados con el éxito escolar». «Deberían ser un refuerzo positivo, motivador, no una carga», dice. Su propuesta consiste en que haya una recomendación de horas y exista mayor coordinación entre profesores, algo que, desde su punto de vista, debería asumir el tutor de cada curso exponiendo en un panel qué deberes propone cada profesor, de qué materia y sus contenidos, y ese panel sea publicado en la página web del centro con el fin de que las familias sepan qué deberes hay. También aboga por un sistema de ayuda que compense desigualdades entre alumnos y que podría llevarse a cabo durante las tutorías.

Los deberes serán protagonistas este fin de semana, ya que la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos llama a las familias a a boicotearlos en la que será la primera huelga del mes de noviembre. Para C's, «es una llamada de atención, pero creemos que este asunto se resuelve de otro modo, como nuestras medidas».