El Comercio

Lento arranque de la campaña antigripal por el retraso en la llegada de la vacuna

Antonio Ernesto Simón recibe la vacuna en el centro de salud de Montevil, en Gijón.
Antonio Ernesto Simón recibe la vacuna en el centro de salud de Montevil, en Gijón. / P. CITOULA
  • Sanidad inició ayer la vacunación de forma oficial pero varios centros de salud no comenzarán hasta el próximo lunes

La campaña antigripal arranca este año de forma lenta. Las dificultades en el suministro de la vacuna por parte del laboratorio encargado de distribuir en Asturias las 217.000 dosis adquiridas por la Consejería de Sanidad, unido al puente de Todos los Santos, ha hecho que el comienzo de la vacunación sea irregular. Así, aunque ayer, 31 de octubre, era el día marcado por Sanidad para el comienzo oficial de la inmunización, varios centros de salud no lo harán hasta mañana, día 2 o, incluso, el lunes 7 de noviembre. Los centros ya habían diseñado esta nueva agenda de vacunación cuando a principios de octubre Sanidad informó de que la campaña se retrasaría unas semanas por los problemas en la llegada del fármaco.

Aún así, ayer no faltaron personas que acudieron puntuales a la cita. Es el caso del matrimonio gijonés formado por Antonio Ernesto Simón (80 años) y Yolanda García (75 años), que fueron de los primeros en el centro de salud Montevil. «Empecé a vacunarme porque cogía muchas gripes que me afectaban a los bronquios. El doctor me lo aconsejó y oye, desde que me vacuno estoy 'limpia' completamente», explicaba Yolanda que anima a todos a seguir sus pasos «porque es muy eficaz». La pareja forma parte del grupo de riesgo en el que están otros 200.000 asturianos, (embarazadas, enfermos crónicos, mayores de 65 años, trabajadores sanitarios y personas con obesidad mórbida).

Según el responsable de Salud Pública del centro gijonés, Federico Fernández, existe «desconfianza con la vacuna y no hay percepción del riesgo que se corre por no vacunarse. Se pueden evitar complicaciones asociadas a procesos gripales como hospitalizaciones e, incluso, la muerte», alertó. La pasada temporada un total de dieciséis personas fallecieron en Asturias por causa de la gripe pero se estima que las muertes indirectas por este virus «son muchas más». Aunque Fernández admite que disminuyó la cifra de personas que se inmunizan, «este centro de salud fue el que más cobertura alcanzó en los mayores de 65 años durante 2015 al llegar a una tasa del 55 %», apuntó orgulloso.

«Protege un montón»

No solo en Gijón se aúnan las fuerzas para combatir la gripe. En Oviedo, el centro de salud de La Ería fue otro de los núcleos neurálgicos de la campaña. Más de treinta pacientes se concentraron en la sala de espera para darse la vacuna que «protege un montón». Lo aseguró Juana Esteban de 83 años, farmacéutica jubilada, quien tiene muy claro que el fármaco «disminuye las complicaciones». Afirmación que avaló María García, enfermera de La Ería.

Sanidad recuerda que la vacuna debe administrarse todos los años ya que el virus varía cada temporada y se hace más resistente a los medicamentos que se administran. Unas cuantas dosis de esta misma se encontraban dispuestas sobre la bandeja de la enfermera María Jesús Gómez Rivero del centro de salud de La Felguera. Una de las personas que recibió el «pequeño pinchazo» fue María Olga Núñez Álvarez, de 79 años. «No es la primera vez que la recibe», señalaba la sanitaria consultando el historial médico. «Con esto, lo que podría ser una gripe se convierte en un catarro fuerte», decía la usuaria. Este año, la campaña se prolongará más allá de las Navidades. Hasta el 31 de diciembre habrá tiempo para vacunarse por lo que, según Sanidad, no hay excusa para no hacerlo.