El Comercio

La niebla dará paso a una brusca caída de temperaturas

fotogalería

En la playa de San Lorenzo no se levantó la bruma en todo el día. / PAÑEDA

  • Se prevé que Oviedo roce los cero grados el fin de semana

  • La bruma se concentró con mayor intensidad en la costa y el aeropuerto logró operar con normalidad tras el caos del domingo

Las condiciones meteorológicas continúan dando quebraderos de cabeza a muchos asturianos, especialmente a los que viven en la costa. Las nieblas volvieron ayer a ser cerradas, sobre todo en el litoral oriental, mientras que en el resto de la región lucían cielos prácticamente despejados. Por fortuna, estas condiciones meteorológicas no afectaron al aeropuerto de Asturias, que pudo recuperar la normalidad e, incluso, operando algunos de los vuelos que tuvieron que ser cancelados el día anterior, como varios a Londres, Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca.

Durante casi todo el día, la visibilidad en el aeródromo asturiano rondó los 9.000 metros, pero en torno a las nueve de la noche la niebla se volvió a cerrar sobre Santiago del Monte, reduciendo la visibilidad a solo 500 metros.

Como es natural, la niebla también causó problemas, como en algunos tramos de la autovía del Cantábrico (A-8), si bien de esa circunstancia se informaba en los paneles luminosos de la vía. Además, muchos conductores se quejaron de que la falta de mantenimiento en la red de carreteras del Principado hacía muy difícil que se pudiera ver la señalización horizontal en las zonas en las que la niebla era abundante.

Las previsiones apuntan a que la bruma podría desaparecer del litoral asturiano a partir de hoy, pero la meteorología no dejará de dar sustos en el Principado. Ahora parece que quien tomará protagonismo será el frío. Así, por ejemplo, para hoy está previsto que en Oviedo se alcance una temperatura máxima de 22 grados, siendo la mínima de diez. Pero algunos modelos meteorológicos alertan de un notable descenso de las temperaturas a partir del fin de semana. Para el sábado en la capital del Principado se prevé una mínima de tres grados y una máxima de doce, mientras que el domingo las temperaturas se moverán entre 1 grado de mínima y nueve de máxima.

Ambos días se prevé que llueva. El lunes y el martes habrá más frío aún, pues para esos días la mínima podría ser de cero grados, mientras que la máxima rondaría entre seis y siete grados. La Agencia Estatal de Meteorología ha publicado su predicción estacional para los meses de noviembre, diciembre y enero. Para Asturias la previsión apunta a que las temperaturas alcancen unos valores superiores a los normales, mientras que no se esperan diferencias significativas en cuanto a las precipitaciones. De cualquier modo, hay que tener en cuenta que estas previsiones a largo plazo las hay que tomar con mucha cautela, tal y como apuntan desde la Aemet.