El Comercio

La leche va hacia la excelencia

El ganadero Eduardo Fernández ordeña una vaca en la parroquia de Castiello, en Gijón.
El ganadero Eduardo Fernández ordeña una vaca en la parroquia de Castiello, en Gijón. / JOSÉ SIMAL
  • Esta certificación permitiría incrementar el precio de la materia prima, lo que supondría un apoyo económico para los productores

  • Portavoces del sector ganadero y políticos abogan por la Denominación de Origen

Los diferentes eslabones de la cadena láctea coinciden en señalar la excelente calidad de la leche asturiana. No obstante, como reza el dicho, 'no basta con ser bueno, también hay que parecerlo'. O más bien, como en este caso, confirmarlo. Por ello, representantes del sector ganadero, así como políticos, abogan por establecer la Denominación de Origen Protegido (DOP) en este producto.

«Aunque la leche asturiana es la más sana de Europa, según un estudio del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), los consumidores que quieran adquirirla no pueden identificarla, dado que no existe la obligación de etiquetar el origen del producto», señaló ayer Paula Valero, diputada regional de Podemos. Precisamente, este grupo parlamentario registró una pregunta urgente dirigida a la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, para pedirle que aclare «cómo puede un consumidor saber si es de origen asturiano, es decir, que está producida en Asturias, la leche que compra».

Origen autonómico

Aunque el Ministerio de Agricultura está trabajando para que las etiquetas vuelvan a especificar el país de procedencia, no sucede lo mismo respecto a la comunidad autónoma. Así las cosas, Podemos entiende que «solo una marca de calidad, la Denominación de Origen Protegida, serviría para identificar el origen y atender a la demanda de los consumidores que quieren comprar leche producida en Asturias». Una iniciativa que apoya la secretaria regional de Coag-Asturias (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos), Mercedes Cruzado. De hecho, la conveniencia de implantar una DOP en la leche fue comunicada, hace dos años, a la consejería del ramo.

«Tuvimos una reunión cuando empezó la crisis del sector lácteo y nos dijeron que trabajarían en ello, pero no ha habido avances», señaló la portavoz. En aquel entonces, los ganaderos también mantuvieron conversaciones con los distribuidores, «que se mostraron encantados de que hubiera una marca de calidad». Un distintivo similar al de la ternera asturiana.

«Hay mucha gente que la busca y luego, de paso, compra más productos en el establecimiento; creemos que con la leche pasaría lo mismo», indicó Cruzado. Además de una mayor tranquilidad para el consumidor, la Denominación de Origen Protegida redundaría en mayores ingresos para los productores. Una bocanada de oxígeno fundamental tras la desaparición de las cuotas lácteas.

«No podemos competir en cantidad, pero sí en calidad y, por eso, tenemos que luchar por que se reconozca», subrayó la secretaria regional de Coag-Asturias. La misma opinión ofreció el secretario general de la Unión de Campesinos de Asturias (UCA), José Ramón García Alba, para quien todos los esfuerzos que se hagan para remarcar la excelente calidad de la leche autóctona serán bienvenidos.

«En todo lo demás tenemos Denominación de Origen Protegida, ¿por qué no va a ser buena para el sector lácteo?», apuntó. De modo que UCA apoyará las medidas encaminadas a lograr ese sello. «No solo sirve decir la buena calidad que tiene la leche, hay que demostrarlo. Y así, tendría otro precio», añadió García Alba. También coincidió en las repercusiones positivas que tendría la DOP para los consumidores. «Es necesaria para la gente que quiere leche de mayor calidad», aseguró.

Incentivar la producción

Por su parte, Nicanor García, portavoz de Ciudadanos en la Junta General del Principado, consideró «absolutamente necesario ese impulso» al sector lácteo asturiano. No obstante, subrayó que ese distintivo del origen debe constituirse «manteniendo unos filtros de calidad», de modo que la excelencia de la leche quede acreditada. Las características de la producción en Asturias permiten lograr un producto muy apreciado, que responde a los estándares más exigentes. «Tenemos un producto excepcional y, si se certifica, puede suponer un valor añadido», afirmó el diputado.

La leche con DOP tendría «un precio diferente al resto», por lo que se convertiría en «un incentivo importantísimo para que los ganaderos contribuyan a producir leche con denominación de origen», señaló. Para el portavoz de Ciudadanos, los beneficios que recibe la industria transformadora deben repercutir en los ganaderos. «Es todo una cadena», añadió. Asimismo, García criticó que la consejería «es temerosa y cauta en el sentido de que no es nada innovadora». Por lo que instó a su titular a «ser mucho más valiente y tirar hacia delante por denominaciones de origen nuevas».