El Comercio

«Queremos que en el envase se diga cuál es el origen lácteo, como con el vino»

La presidenta de Campoastur, Mari Cruz Fernández.
La presidenta de Campoastur, Mari Cruz Fernández. / JOSÉ SIMAL
  • «Están siendo años muy duros para los productores de leche. Hemos resistido descapitalizándonos. Aguantamos porque es lo que sabemos hacer»

  • Mari Cruz Fernández Rodríguez Presidenta de Campoastur

Campoastur es una organización que agrupa a ocho cooperativas agrarias y ganaderas asturianas. Tiene dieciocho delegaciones repartidas por la región donde venden productos tanto agrarios como para el consumo. Esta organización cuenta con 6.500 socios de los que 2.500 son productores, se trata en su mayoría de pequeñas empresas de ámbito familiar. La reforma de la PAC, la supresión de las cuotas lácteas y la consiguiente caída de precios ha hecho mucho daño a un sector que confía en que los estudios sobre la buena calidad de la leche producida en Asturias sirvan de publicidad positiva y ayuden a aumentar su consumo, tal y como apunta Mari Cruz Fernández Rodríguez, presidenta de Campoastur.

Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) señala que la leche de Asturias es la más sana de Europa al contener unos niveles de dioxinas muy bajos.

Nos da alegría conocer los datos del estudio porque es algo muy favorable para el sector. Hay gente que deja de tomar leche porque se lo manda el médico, pero también es positivo que digan que la leche asturiana es buena para la salud. Espero que sirva como publicidad y se consuma más leche asturiana.

Podemos propone crear una Denominación de Origen para la leche asturiana y poder así identificarla. ¿Qué opina al respecto?

Sobre este tema lo que sí pido es que en los tetrabriks se diga cuál es el origen de la leche y que lo ponga con letras bien grandes, porque no todo es igual. Queremos que se haga como con el vino, que en todas las botellas se indica de dónde es. Así la gente sabe de dónde viene y puede elegir.

Los ganaderos de leche atraviesan por una etapa de bajos precios tras el final de las cuotas lácteas. ¿Cómo hacen para resistir?

Están siendo años duros para la leche. Hemos resistido descapitalizándonos de nuestro patrimonio. Aguantamos porque es lo que sabemos hacer. Con la Política Agraria Común cada vez nos lo ponen más difícil. La última revisión ha sido mala para toda la Cornisa Cantábrica. La crisis que tenemos nos afecta mucho y si no hay rentabilidad el joven no puede quedarse en el campo. Para aguantar, muchos están diversificando su producción para que no haya solo ganadería de leche y de carne. Las explotaciones que pueden cultivan arándanos, faba o manzana para buscar un complemento a la actividad. Desde Campoastur estamos trabajando para que las ganaderías de leche puedan dar el paso a producir en ecológico y tener más rentabilidad, aunque es un proceso largo para el que se requieren dos años de trabajo. Estudiamos qué productos derivados podemos elaborar para sacarles una rentabilidad. Por el momento producimos también tres tipos de sidra, miel, mermeladas, arroz con leche o fabas.

¿Qué otros problemas afectan al sector?

Lo peor para nosotros son los bajos precios que nos pagan por nuestros productos. Estamos vendiendo por debajo de un coste que nos permita seguir produciendo. Otro problema que nos preocupa es el jabalí. Hay zonas donde no se puede ya ni sembrar ni cosechar. Tienes que cerrar todo el terreno y eso hace todo más costoso. La población de jabalí ha aumentado mucho y no está equilibrada. Invaden ciudades, autovías...

¿Está valorado el sector primario?

Está muy olvidado, pero tiene futuro. Otros países europeos lo miman más y se le da la importancia que tiene con más ayudas que las que tenemos aquí. Falta un reconocimiento de lo que el sector aporta a la sociedad.