El Comercio

Economía instó al gerente del Gitpa a firmar actas de reuniones no ocurridas

  • «Es habitual celebrar comisiones 'virtuales' en esta consejería y en otras», aseguró una funcionaria

Los dos exgerentes de Gitpa han solicitado el archivo de la instrucción judicial que les tiene como investigados, petición que la Fiscalía descarta «sin perjuicio de lo que decida más adelante». El Ministerio Público considera que hay todavía cuestiones que aclarar. El propio escrito de los ex altos cargos trata de rebatir el informe emitido por el Servicio de Telecomunicaciones de la Consejería de Economía que les acusa, a la par que sugiere la comisión de irregularidades en ese departamento.

Ocurriría por ejemplo con la cadena de correos electrónicos que la jefa del servicio y el entonces gerente de la empresa pública intercambiaron entre diciembre y febrero de 2014. El entonces director general Gonzalo Pescador recibió copia de la conversación, según los documentos aportados al juzgado. Tal y como el propio Pescador recordó esta semana, en esa época la orden que transmitió era la de inventariar todo lo construido por la empresa pública Gitpa, dado que la Junta General había aprobado una ley que obligaba a su disolución.

En ese poner al día los expedientes, la funcionaria remite al gerente copia de varias comisiones de seguimiento que consejería y empresa habrían celebrado meses atrás para inventariar los trabajos entre Gijón, Nava, Infiesto, Arriondas y Llanes. Las remite «para su revisión». El entonces gerente responde citando las reuniones que sí tuvieron lugar y agrega: «No podemos aceptar el resto de actas de comisiones que no se han celebrado y menos poniendo a personas que no han asistido».

Según abunda, al inicio del proceso la empresa sugirió que este tipo de comisiones se convocaran solo cuando fuera preciso. El mail recuerda que el personal de la consejería se había negado a esta solución, especificando que el convenio entre las partes exigía de al menos un encuentro al mes. «Se quedó en hacerla mensualmente pero no se volvió a convocar ninguna más», escribió el gerente.

La funcionaria admite en su siguiente mensaje que ese fue el pacto pero que «por falta de tiempo, y al no considerarse necesario, no convocamos -por supuesto erróneamente- a la comisión. Ya nos ocupamos de solucionar la cuestión». Casi dos meses después, la jefa de servicio recupera el tema, defendiendo que «no se genera ningún problema por tramitarlas tal y como te había trasladado». Añade que Pescador «está de acuerdo con ello» y asegura que «es habitual que se celebren comisiones 'virtuales' (en esta consejería y en otras, por supuesto) en supuestos como el que nos ocupa». Para limitar los inconvenientes, la funcionaria propone que por parte del Gitpa estas actas las firme solo el propio gerente.

Su antecesor en el puesto, Juan Manuel Rodríguez Bañuelos, aportó los correos al juzgado, asegurando que el aludido se negó a participar del arreglo y atribuyendo a esa actitud el posterior informe de denuncia.