El Comercio

La petición de más pruebas aplaza el juicio contra el edil acusado de acoso sexual

El acusado, Juan Expósito, ante el tribunal.
El acusado, Juan Expósito, ante el tribunal. / MARIETA
  • La defensa del concejal de Castropol Juan Expósito solicita informes sobre los antecedentes psiquiátricos de la demandante

El juicio del edil de Castropol Juan Expósito, acusado de acoso sexual por una limpiadora municipal, quedó aplazado ayer a la espera de informes sobre los antecedentes psiquiátricos de la demandante que solicitó la defensa como cuestión previa al inicio de la vista. El tribunal aceptó la práctica de las nuevas pruebas y, por consiguiente, la suspensión del juicio, con conformidad del fiscal y la protesta de la acusación particular. El juez estimó que el nuevo señalamiento de la vista se hará en torno al mes de febrero del próximo año.

Cuando ya estaba formado el tribunal, pero antes del comienzo de las declaraciones testificales, el abogado de Juan Expósito, Ernesto Tuñón, planteó que la decisión del titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Avilés de rechazar la práctica de nuevas pruebas podía producir indefensión en su representado, y citó jurisprudencia del Tribunal Supremo en casos que consideró muy similares como argumento favorable a su petición.

El letrado considera que el trastorno distímico que, al parecer, padece la demandante, puede ser anterior a los hechos que se imputan a su defendido y no una secuela de los hechos denunciados. Para demostrarlo, el abogado solicitó informe de los centros asistenciales en los que la denunciante, María José Álvarez Quintana, fue tratada por problemas psicológicos o psiquiátricos, así como que sea un psicólogo forense quien realice un examen de la limpiadora, como especialista más teóricamente autorizado que el médico forense que la atendió tras la denuncia presentada en mayo del pasado año.

También pidió el letrado un informe a los Servicios Sociales del Principado sobre las causas por las que, según sugirió, María José Álvarez habría perdido la custodia de sus hijos; que la trabajadora se someta a un examen pericial propuesto por el acusado; relación del Ayuntamiento de Castropol de sus bajas laborales en los últimos años, con los motivos de las mismas, y la citación de nuevos testigos, uno de los cuales habría oído una conversación en la que se preparaba el juicio ayer aplazado con fines políticos.

Con la conformidad del fiscal y la protesta de la acusación particular, el juez aceptó las nuevas testificales y la petición de los informes médicos, pero rechazó el requerimiento a los Servicios Sociales del Principado por entender que no viene al caso, y recordó que la demandante no tiene obligación alguna de someterse a periciales ajenas al servicio médico forense.

Juan Expósito, de 71 años de edad, está acusado de besar sin su consentimiento a María José Álvarez cuando ésta se encontraba en su coche por un traslado relacionado con su trabajo. La Fiscalía pide una multa de 2.880 euros y el pago a la denunciante de una indemnización de 15.720 euros por las secuelas supuestamente ocasionadas.