El Comercio

Los profesores defienden los deberes y piden abrir un «debate sereno»

  • Creen que el boicot de los padres de la pública cuestiona su autoridad. ANPE inicia una campaña para exigir respeto a la labor docente

Deberes, sí, pero de una forma más racionalizada. Los sindicatos ANPE, FETE-UGT y CC OO coinciden en la necesidad de mantener las tareas fuera de la escuela porque «en Primaria, los niños adquieren hábitos de trabajo y, en Secundaria, ayudan a reforzar su autonomía y gestionar mejor su tiempo de estudio, lo que contribuye a su madurez». Por eso, no comparten la huelga de deberes durante los fines de semana de noviembre planteada por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA). Son más partidarios de abrir «un debate sereno» que lleve a reflexionar sobre la adecuación de los deberes, tanto en cantidad como en calidad. Suatea, que hace unos días manifestó su rechazo a esta campaña por poner en duda la profesionalidad del profesorado, también ve necesario ese tiempo de reflexión en la comunidad educativa. Y todos están de acuerdo en que el boicot «cuestiona la actividad docente».

La más contundente ayer fue ANPE, que incluso ha iniciado una campaña para «exigir respeto a la labor del profesorado y mayor autonomía pedagógica», lema que va acompañado también de la petición: 'Dejadnos dar clase'. La central señaló que «las propuestas de boicot e insumisión socavan la autoridad del docente, atentan contra la buena convivencia escolar y, en última instancia, el rendimiento académico del alumno». ANPE cree que «tal vez lo que se reclama es una verdadera política de conciliación de la vida familiar y laboral, cuya problemática es ajena a la escuela», e insistió en que «la comunicación entre profesorado y familias es fundamental para resolver esta controversia». También FETE-UGT se mostró a favor de dar a los deberes «una respuesta sensata que aglutine posiciones dispares», aunque señaló que «el profesorado ya tiene en cuenta los ritmos de aprendizaje de las etapas de Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato».

La comisión experta, sin fecha

Sirviéndose del mismo informe de la OCDE que las familias -en el que se advierte de que la dedicación a los deberes no es proporcional al rendimiento académico-, dijo que «estudiantes de todo el mundo hacen tareas en casa» y de lo que se trata es de que «sean innovadoras y favorezcan el afán por aprender». CC OO defendió los deberes, «pero en su justa medida y sin abusos» en un día en el que Educación señaló que aún no hay fecha para crear la comisión de expertos sobre los deberes, que iba a elaborar un protocolo común con criterios orientativos.