El Comercio

La consejera Pilar Varela, esta mañana en el Centro Rural de Muros de Nalón.
La consejera Pilar Varela, esta mañana en el Centro Rural de Muros de Nalón. / LVA

Cuatro usuarios estrenan el Centro Rural de Apoyo Diurno de Muros de Nalón

  • También se ha puesto en marcha un servicio de comidas del que pueden beneficiarse los mayores del concejo, a través de los servicios sociales municipales

El Centro Rural de Apoyo Diurno (CRAD) de San Esteban de Pravia, en Muros de Nalón, ha entrado en funcionamiento con los primeros cuatro usuarios, que contarán con atención diaria, de lunes a viernes, en horario flexible, desde las 09 hasta las 17 horas.

Además, se ha puesto en marcha un servicio de comidas del que también pueden beneficiarse los mayores del concejo, a través de los servicios sociales municipales.

La consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, acompañada por la alcaldesa de Muros de Nalón, Carmen Arango, y personal técnico del equipo territorial de Servicios Sociales del Área III, han visitado hoy estas instalaciones, que se vienen utilizando desde el verano para desarrollar actividades que favorecen el envejecimiento activo de los mayores de la zona.

Varela ha celebrado la entrada en servicio del equipamiento municipal, cuya rehabilitación financió el Gobierno de Asturias en 2010, y que no se habían puesto en funcionamiento hasta ahora por falta de demanda.

La titular de Servicios Sociales ha señalado que el Principado, a través del Plan Concertado, aporta a la Mancomunidad de las Cinco Villas, integrada por los municipios de Muros de Nalón, Pravia y Soto del Barco, un total de 620.673 euros, con los que se sufragan, entre otros, estos servicios de atención a mayores.

También financia con 36.400 euros la concesión de ayudas a familias con menores a cargo.

Tras la puesta en servicio del centro de Muros de Nalón, Asturias cuenta con 16 CRAD o centros gerontológicos de carácter preventivo y asistencial, en los que se presta atención diurna a personas mayores que viven en zonas rurales para promover su autonomía personal y facilitar a la vez un respiro a las familias, con el objetivo de lograr que permanezcan en su entorno.

Este recurso, de gestión municipal, se financia con cargo al Plan Concertado de Servicios Sociales. El Principado dedicó en 2015 en torno a un millón de euros para la gestión de estos centros, en los que se atendió a 258 personas.