El Comercio

Los fármacos contra la obesidad permiten adelgazar un 8% más

Ponentes de la jornada sobre obesidad de la Sadeno.
Ponentes de la jornada sobre obesidad de la Sadeno. / MARIO ROJAS
  • Los medicamentos deben acompañar a la dieta y el ejercicio, subrayan los ponentes en una jornada sobre esta enfermedad en Oviedo

Los nuevos fármacos para combatir la obesidad tienen una eficacia probada. La doctora Judith López, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Canarias, subrayó ayer en Oviedo que, con estos medicamentos, es posible perder un 8% más de peso que solo con dieta y ejercicio. No obstante, la especialista alertó de que, «por desgracia, el fármaco solo no funciona». Por lo que es indispensable acompañar la medicación de una alimentación saludable y deporte.

Asimismo, la doctora López destacó la importancia de las nuevas herramientas farmacológicas en la lucha contra la obesidad, una enfermedad heterogénea que se debe a «muchas causas», que es una epidemia en cuanto a número de casos. En la ponencia ofrecida en la segunda jornada organizada por la Sociedad Asturiana de Diabetes, Endocrinología, Nutrición y Obesidad (SADENO), en Oviedo, la especialista recordó que, en España, existe un tratamiento farmacológico «antiguo, desde 1999, para ayudar a dieta y ejercicio, que tiene muy poca eficacia», pero el de reciente aprobación es más efectivo.

70 operaciones

También participó en la jornada José Luis Rodicio, médico adjunto del servicio de Cirugía General del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), que indicó el aumento de las intervenciones indicadas para solucionar este problema de salud ante el aumento de la demanda. La cirugía bariátrica, como se denomina al conjunto de estas técnicas, Rodicio cifró en setenta el número de pacientes que son intervenidos cada año en el HUCA, adonde llegan tras haber fracasado tratamientos médicos previos.

Asturias es la comunidad con la mayor tasa de obesidad. En concreto, afecta al 25,7% de la población con edades comprendidas entre 25 y 64 años. En este sentido, Rodicio señaló que depende de «múltiples razones», puesto que responde a factores genéticos, ambientales, socio-económicos y psicológicos. Concluyó que cuando no se sigue una dieta equilibrada y no se hace deporte, empieza a haber sobrepeso y luego obesidad, «que pasa a ser mórbida si se la deja evolucionar».