El Comercio

Comienza el proceso para que las facultades gestionen sus másteres

  • El objetivo es facilitar los trámites administrativos a los alumnos. Según García Granda, el traspaso será voluntario y prevé que sea efectivo en un año

El Centro Internacional de Postgrado (CIP) -que surgió a raíz de recibir la Universidad de Oviedo el sello de Campus de Excelencia Internacional- es una unidad radicada en Oviedo, pero sin ubicación física, que gestiona los másteres de la Universidad de Oviedo, así como los programas de doctorado. La centralidad de estas titulaciones, que aglutinan a entre 1.500 y 2.000 estudiantes, ha llevado al CIP al «colapso», según palabras del propio rector, Santiago García Granda, que no es ajeno a las críticas que ha despertado entre los alumnos, que se quejan de los inconvenientes que les crea tener que ir a Oviedo a resolver cualquier trámite cuando podrían resolverlo en la propia escuela donde están cursando el máster. En su programa electoral, Granda prometió descentralizar la gestión y ya se han dado los primeros pasos para iniciar este proceso.

El vicerrector de Organización Académica, Juan José del Coz, y el delegado de Coordinación y Estrategia Universitaria, Xabiel García, mantuvieron el lunes una reunión con los decanos, los directores de escuela y los coordinadores de másteres para exponerles la conveniencia de este proyecto y recabar sus opiniones. «La impresión general fue positiva», asegura García Granda, quien aclara, no obstante, que la aceptación de este traspaso es «voluntaria», consciente también de que encima de la mesa están las reticencias de los centros a asumir mayor carga de trabajo. «De ningún modo va a ser una imposición y no habrá problema si deciden que el máster quede en el CIP, pues en este proceso ya habremos aligerado la labor que viene desarrollando hasta el momento», sostiene Granda.

El rector dice estar convencido de esta idea, de que «hay que devolver esta educación a los centros que la imparten. Desde mi punto de vista, es necesaria una administración más cercana y, de hecho, los estudiantes así lo están reclamando». Con la reunión del lunes se dan los primeros pasos de un proceso que se va a llevar a cabo «de forma suave» y que prevé sea efectivo en un año. Antes tendrá que intervenir la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación) para reasignar los másteres a cada centro, a quienes, dice, se les asegurarán «recursos suficientes». De esta manera, los centros tendrán el control económico, algo de lo que hasta ahora no tenían casi conocimiento, según manifestó Juan José del Coz al poco tiempo de tomar posesión.

Descentralización

La intención en esta primera etapa es descentralizar las titulaciones de postgrado para, en una segunda, hacer lo mismo con los doctorados, cuya gestión pasaría a depender de los departamentos. ¿Qué quedará entonces en el CIP? «Estamos pensando en mantener los másteres interuniversitarios, los Erasmus Mundus, la formación complementaria de doctorados y ciertas labores de coordinación».