El Comercio

«Decir que ALSA se benefició no es una injuria», afirma Alonso

El director de ALSA en la unidad zonal de la Cornisa dirigió a finales de agosto un burofax al presidente de UCE-Asturias, Dacio Alonso, para informarle del «inicio inmediato de las acciones que, en interés de ALSA y de la salvaguarda de su imagen pública y reputación, mejor procedan en derecho». El aviso se funda en la rueda de prensa que ofreció Alonso ante los medios de comunicación conectando las cancelaciones de Feve con la compañía de autobús. «No se van a tolerar, en absoluto, afirmaciones e insinuaciones como las llevadas a cabo por usted con relación a ALSA, completamente falsas, interesadas y carentes de la más mínima justificación», indica el escrito.

«Esta amenaza es una muestra de prepotencia; dije que ALSA se benefició de una serie de decisiones, pero eso no es ni un insulto ni una injuria», responde Alonso. El presidente de la UCE relató entonces y repite hoy que la compañía de transporte de viajeros por carretera «se ha visto favorecida por el expolio al patrimonio ferroviario que se hizo en Oviedo, el desplazamiento de la estación ferroviaria de Gijón después y la nefasta gestión de Feve ahora».