El Comercio

vídeo

El Picu Urriellu se cubrió con un manto blanco. / REFUGIO DEL URRIELLU

El desplome de los termómetros deja las primeras nieves

  • La mayoría de los 78 concejos registró lluvias, aunque la mayor cantidad cayó en Oviedo, con más de 39 litros por metro cuadrado

  • Meteorología mantiene la alerta amarilla hasta mañana por la tarde

La predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) se hizo palpable desde primera hora de la mañana de ayer. El frío y la lluvia hicieron acto de presencia desde la madrugada en la mayoría de los concejos. La notable caída de las temperaturas trajo incluso las primeras nieves a las montañas asturianas. La cordillera Cantábrica y los Picos de Europa estrenaron la temporada de nevadas en Asturias. De hecho, Aemet mantiene la alerta amarilla en estas zonas y en el Suroccidente hasta las 18 y las 12 horas de mañana, respectivamente.

en contexto
  • La información del tiempo en Asturias al detalle

  • El Principado pone en marcha el dispositivo invernal en las carreteras asturianas

  • La nieve llega al Urriellu

En la cordillera y los Picos de Europa, se prevé que la acumulación de nieve alcance los quince centímetros, casi el doble que en los concejos suroccidentales. La nieve también coronó ayer el emblemático Picu Urriellu. Sergio González, que está a cargo del refugio, señaló que a primera hora de la tarde ya había cinco centímetros de nieve en Vega de Urriellu, y que probablemente esa cantidad aumente en los próximos días hasta llegar a los veinte o treinta centímetros. Alrededor de las tres, nevaba «copiosamente y el temporal se irá intensificando a lo largo del fin de semana», explicó González. En el refugio están preparados para lo que viene: el desplome de las temperaturas y «un viento en altura de más de cuarenta kilómetros por hora». Desde hoy y hasta el martes, se esperan unas máximas de cinco grados bajo cero y una sensación térmica de cuatro menos a 2.000 metros de altitud.

Cambio brusco en Somiedo

En Somiedo, el cambio meteorológico experimentado desde el viernes fue muy pronunciado. «La nieve cayó en las zonas altas, como La Farrapona y el puerto», pero no llegó a los municipios más poblados, tal y como explicó una trabajadora del Centro de Recepción e Interpretación del Parque Natural de Somiedo. Señaló que el viernes «hizo buena tarde», pero el tiempo empezó a recrudecerse al anochecer. Y más lo hizo durante la mañana de ayer. Aunque el frío no era exagerado -la mínima fue de un grado y la máxima de nueve-, en su opinión, «se nota más después de tanto calor».

Los termómetros bajarán aún más hoy -las mínimas estarán por debajo de ocho grados- por una masa de aire polar que entra por el noroeste de la Península y que dejará la cota de nieve en 700 metros. Las precipitaciones continuarán generalizadas y bastante persistentes, según la Aemet. Esta situación se mantendrá mañana.

Estaciones de esquí

La llegada de la nieve aviva las ansias de los esquiadores de deslizarse sobre el manto blanco. Pero aún tendrán que esperar hasta el 3 de diciembre, fecha en la que está prevista la apertura de las estaciones de Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno. Dos días antes lo harán las leonesas: Leitariegos y San Isidro. Precisamente, en la frontera con León, en el Huerna, no se registraron ayer nevadas durante el día, aunque la previsión apuntaba que caerían copos durante la madrugada.

Llovió en la amplia mayoría del territorio asturiano, aunque el máximo de precipitaciones se alcanzó en Oviedo, con más de 39 litros por metro cuadrado. Mieres, Taramundi, Villayón y Gijón fueron los siguientes municipios en cantidad de agua acumulada: entre 38,4 y 36 litros. Las previsiones dejan poco espacio al optimismo: las lluvias se mantendrán la próxima semana.