El Comercio

El PP pide ajustar el ferrocarril a «la demanda actual» y «la existencia de alternativas»

El grupo Popular en el Congreso registró el pasado 28 de septiembre una iniciativa en la que solicitaba al Ministerio de Fomento que reajuste las frecuencias ferroviarias subvencionadas por el Estado. Las líneas están declaradas como Obligaciones de Servicio Público (OSP) según decisiones dictadas antes de 2013, que se vienen renovando de forma automática a la espera de un nuevo análisis. «Habiendo transcurrido más de tres años», argumenta la propuesta, tocaría actualizar el catálogo de servicios basándose «en criterios de eficiencia global y sostenibilidad», inicia el texto. El PP también apostaba por que la relación final asegure «la movilidad de los ciudadanos y su adecuación a las condiciones de demanda actuales». Por último considera que la revisión debe tener en cuenta «la existencia de modos de transporte alternativos».

«Se debe apostar por el modo de transporte más eficiente, más económico para el ciudadano», defendió el diputado popular Jaime Miguel Mateu. La proposición no de ley planteada en estos términos desató el rechazo del resto de formaciones. En esta legislatura, sin mayoría parlamentaria, el PP se avino a modificar el texto. La socialista Sonia Ferrer recordó el intento de aplicar un plan de racionalización que dejara fuera de las OSP todos los trenes con un aprovechamiento inferior al 15%. «Ese es un criterio técnico. Creemos importante recordar lo de los criterios sociales y cualitativos», argumentó.

Rosana Pastor, por parte de Unidos Podemos, rechazó el borrador inicial por ver tras él un intento de recortes y solicitó que la revisión de las OSP se haga mediante una comisión parlamentaria, abriendo la puerta a traspasar las líneas a las comunidades autónomas que lo requieran. Con estas enmiendas, la propuesta fue aprobada.