El Comercio

Lagos de Covadonga. Una madre abriga a su hijo de las bajas temperaturas.
Lagos de Covadonga. Una madre abriga a su hijo de las bajas temperaturas. / NEL ACEBAL

Asturias, bajo la ola de frío

  • Leitariegos registró la temperatura más baja, dos grados bajo cero, y Gijón la mayor cantidad de lluvia, 47 litros por metro cuadrado

  • Los vecinos de las zonas de montaña se equipan para la nieve. La Aemet alerta de que la cota puede bajar a 700 metros

La masa de aire polar que entró ayer por el noroeste de la Península provocó un desplome generalizado de los termómetros en toda Asturias. De hecho, la temperatura máxima que se registró no llegó a los doce grados. Fue en las estaciones que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) tiene en los cabos Peñas (Gozón) y Busto (Valdés). En el otro extremo, la mínima correspondió al puerto de Leitariegos, donde se superaron los dos grados bajo cero, la sexta más baja de España. En Pajares y Degaña también se alcanzaron temperaturas negativas. Precisamente, a la frontera de Asturias y León se acercaron dos turistas -naturales de la Comunidad Valencia y Murcia, pero que estos días trabajan en la provincia vecina- para disfrutar de la nieve en el entorno del antiguo parador de Pajares. Un elemento que en muy escasas ocasiones pueden contemplar en su tierra y que hizo las delicias de los visitantes y los autóctonos.

en contexto
  • La información del tiempo en Asturias al detalle

  • El Principado pone en marcha el dispositivo invernal en las carreteras asturianas

  • La nieve llega al Urriellu

  • Las primeras nevadas obligan a utilizar cadenas en el puerto de San Isidro

  • Los Lagos se cubren de nieve

  • La nieve llega a Asturias

Como los que se desplazaron a los Lagos de Covadonga para contemplar el Enol y el Ercina rodeados por un manto blanco. «Hubo gente que subió, aunque no se quedó mucho tiempo porque estaba muy desapacible», señaló el guarda de la casa de pastores-refugio de la Vega de Enol, Guillermo Arregui. No obstante, solo «trapeaba» y lo más predominante era la lluvia. Pero sí se notó el brusco descenso de las temperaturas. Tanto es así que Arregui aseguró que el de ayer era «un día de chimenea». Así las cosas, ya lo tiene todo listo para lo que se avecina: «Tenemos preparada la leña para calentarnos».

En la localidad de Páramo, en Teverga, también cuentan con todo lo necesario para afrontar los rigores del otoño, que este año ha llegado de forma tardía desde el punto de vista meteorológico. «Aquí ya estamos preparados para el frío; enseguida sabemos cuándo viene malo, no nos coge por sorpresa», aseguró el personal del hotel y restaurante Casa Manolo. La nieve aún no había llegado a ese punto, pero sí abundantes precipitaciones. De hecho, las lluvias fueron generalizadas en el grueso del territorio asturiano y las previsiones de la Aemet apuntan a que esta tónica se mantendrá durante toda la semana.

Gijón registró la mayor cantidad de precipitaciones acumuladas, con más de 47 litros por metro cuadrado, la tercera más elevada del país. Castropol (37 litros), Piloña y el aeropuerto de Asturias (34) y Aller (31) fueron los siguientes puntos con más lluvia. En cuanto a las temperaturas, hoy y mañana continuarán en niveles similares a los de ayer. Con temperaturas mínimas por debajo de los ocho grados y con máximas que apenas superarán los diez en la mayoría de concejos. Hasta el miércoles no se experimentará un ascenso, sobre todo en las máximas, que llegarán a los doce en el interior y los quince en el litoral.

Cadenas en siete puertos

La cordillera Cantábrica y los Picos de Europa continuarán hoy en alerta naranja por nevadas, que pueden producirse a 700 metros; riesgo que se rebaja hasta el nivel amarillo en el Suroccidente. La Aemet tiene previsto desactivar ambos avisos esta medianoche. La meteorología no afectó gravemente a la circulación rodada, salvo por la niebla, que entorpeció la visibilidad de los conductores. No obstante, se aconsejó el uso de cadenas para atravesar siete puertos de montaña: San Isidro, Leitariegos, Tarna, Cerredo, Somiedo, Ventana y San Lorenzo. Al igual que en la carretera AS- 264, entre Sotres y el límite con Cantabria.

En la autopista del Huerna, no se registraron problemas para circular a pesar de la elevada intensidad del tráfico. Nevó de forma ligera, aunque continua, pero la carretera estaba limpia. Donde sí se hizo notar la nieve fue en el refugio de Brañagallones, en Caso. «Empezó el sábado por la tarde y siguió», señaló el guarda, José Manuel Prado. Según sus cálculos, habría unos ocho centímetros.

No había huéspedes en el refugio: «Está desierto; marcharon todos, como si estuvieran en Siberia». Prado confía en que la meteorología dé una tregua y que estas primeras nevadas «sean solo un susto y podamos disfrutar de buen tiempo hasta Navidad». La responsable del hotel Peña Castil, en la localidad cabraliega de Sotres, también depositó sus esperanzas en que este temporal «sea algo pasajero». A Fondos de Vega, en Degaña, la nieve no había llegado, pero «asomó a las montañas por arriba, en la Collada», según la dueña del alojamiento rural Casa Buela, Elsa Martínez. Eso sí, «ya se nota el frío de nieve», afirmó.