El Comercio

Rajan las ruedas de un coche de la guardería rural en el que metieron un lobo decapitado

  • En opinión de la asociación, «se trata de «un ataque más a la ya larga serie de agresiones» que sufren los miembros de la guardería rural

La Asociación de Guardas del Medio Natural del Principado de Asturias (Agumnpa) denunció ayer una nueva agresión en Cangas de Onís: desconocidos introdujeron en un vehículo oficial de los agentes un lobo decapitado y rajaron las ruedas del coche.

Según indicaron en una nota de prensa, los hechos ocurrieron frente al Centro de Precintaje del Portazgo, en Cangas de Onís. En opinión de la asociación, «se trata de «un ataque más a la ya larga serie de agresiones» que sufren los miembros de la guardería rural. En el listado incluyen la quema de un vehículo en Quirós, el intento de atropello a un agente en Llanes y la agresión a otros dos. Además, también apuntan daños en varios vehículos en Lena y Caso, el intento de agresión a un agente en Cangas del Narcea o agresiones y amenazas en Sobrescobio.

Para los firmantes, los sucesos «dejan en evidencia la desprotección absoluta en la que desarrollan su trabajo», ya que realizan servicios en solitario, no tienen aparcamientos adecuados para sus vehículos, carecen de medios de autoprotección y no están integrados en el 112.

Dimisión de la consejera

Aseguran que los autores del último incidente, la introducción de un lobo decapitado en un coche oficial, buscan «mostrar su malestar ante cuestiones políticas ajenas al colectivo» en referencia a la situación del lobo en Asturias. Un malestar que creen «parece fomentarse desde la propia Administración regional.

En opinión de Agumnpa, la consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, debería comparecer públicamente «para defender con rotundidad el trabajo de los Agentes del Medio Natural, antes de que haya que lamentar una desgracia personal». Si no lo hace, piden «su dimisión» y que dé paso a «quien sea capaz de actuar con responsabilidad»