El Comercio

El ministerio luchará por mantener las ayudas directas en la nueva PAC

  • Abogará por un refuerzo de las posiciones de las organizaciones agrarias y las interprofesionales en la cadena alimentaria

Sin tiempo aún para que Asturias se adapte a las modificaciones de la última revisión de la Política Agraria Común (PAC), que incidieron negativamente en las subvenciones que perciben una mayoría de ganaderos y agricultores de la región, en Bruselas están ya empezando a trabajar en la que será una nueva vuelta de tuerca a esta política comunitaria.

De hecho durante la próxima semana representantes de los países miembros van a mantener un encuentro informal en el que intercambiarán puntos de vista sobre qué aspectos se deben mantener y cuáles se pueden modificar en la que es la principal política de la Unión.

A esa cita asistirá un representante del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que defenderá el mantenimiento de las ayudas directas a los ganaderos en la futura PAC, tal y como avanzó en la jornada de ayer el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas.

El Gobierno central apostará también por que se refuercen las posiciones de las organizaciones agrarias y las interprofesionales entre otra serie de mecanismos que permitan a los productores del sector primario nacional disfrutar de una posición de equilibrio en la cadena alimentaria. Desde el ministerio avanzan también que se celebrarán diferentes reuniones con las comunidades autónomas y las organizaciones agrarias, antes de que la Comisión Europea presente la nueva PAC, para conocer cuáles son sus prioridades de cara a esta nueva revisión.

Cabanas considera que la agraria debe seguir siendo «una política prioritaria» para la Unión Europea y que, por tanto, debe contar con un presupuesto adecuado y acorde para responder a las necesidades de los agricultores y ganaderos.

«Norma pionera»

Desde el Ministerio de Agricultura también se ha trasladado que el comisario europeo del ramo va a presentar un informe del grupo operativo de mercados agrarios, el cual se espera que siga una línea similar a la marcada por la ley española de la cadena alimentaria, «una norma pionera» para lograr el equilibrio entre los eslabones de la cadena, según indica Carlos Cabanas. El Gobierno central espera que este informe permita seguir avanzando en el desarrollo y aplicación de esta normativa dentro de las fronteras españolas, pero también a nivel europeo.

El bienestar animal es otra de las cuestiones que se abordará en el próximo consejo europeo de agricultura que también dedicará un espacio a la aplicación de la investigación y la innovación en el medio rural como una herramienta de futuro para el sector agroalimentario, tanto a nivel nacional como del conjunto de la Unión Europea.