El Comercio

«Algo falla en los centros cuando el 90% de los niños va a clases particulares»

Elena González, durante la entrevista en Canal 10.
Elena González, durante la entrevista en Canal 10. / P. CITOULA
  • La presidenta de la FAPA Miguel Virgós invita a reflexionar «sobre el pago en B por los refuerzos y el tipo de sociedad que inculcamos a los hijos»

Tres días después del primer fin de semana de la huelga de deberes, el debate continúa abierto. «Las tareas que los alumnos llevan a casa son solo la punta del iceberg de un sistema que ya no funciona y que hay que revisar, como las ratios o el currículum, amplísimo, que a los profesores no les da tiempo a enseñar. Desde luego, algo está fallando en los centros educativos cuando el 90% del alumnado, especialmente de Secundaria, va a clases particulares y quienes no lo hacen es porque no disponen de recursos para ello. Eso es terrible». Ésta es una de las reflexiones que hizo ayer la presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) Miguel Virgós, Elena González, en la entrevista que le hizo Juan Neira en el programa 'La Lupa', de Canal 10.

Aseguró que una buena parte de ese refuerzo académico -especialmente en Secundaria, «aunque en Primaria empiezan cada vez más pronto»- «se realiza en domicilios, con pagos en dinero B, frente a academias, que cuentan con profesionales y una actividad económica. Son datos que no se saben ni se cuantifican, pero que sí conocemos las familias. Entonces, ¿qué tipo de sociedad estamos inculcando a nuestros hijos si contribuimos a potenciar actividades ilegales?», se preguntó. González -quien descarta el término huelga para hablar de 'jornadas de reflexión sobre los deberes'- apuntó que la iniciativa impulsada por la Ceapa «no es ninguna ocurrencia». «En Asturias llevamos tiempo intentando abrir un debate sobre los tiempos escolares. Así lo planteamos en el seno del Consejo Escolar, pero los sindicatos no quisieron hablar de ello porque los identifican con jornada escolar. Pero es hablar de muchas otras cosas: cuánto tiempo están abiertos los centros, los deberes, el modelo educativo...».

«Tenemos el apoyo docente»

Preguntada por el respaldo de la movilización, indicó que «ha sido un éxito y hemos contado con la colaboración mayoritaria de los docentes, que comprendieron bien nuestra posición. Hubo alguna excepción porque ya se habían fijado exámenes de antemano, pero el porcentaje de niños que sí hizo deberes fue tan solo de un 10%. También, por algún tipo de amenaza». Este amplio respaldo revela, en su opinión, que «los docentes no se sienten desautorizados, tal y como indicaban las centrales. No queremos eso. ¿Cómo vamos a hacerlo si dejamos en sus manos a quienes más queremos? Pero tampoco vemos bien que los deberes se nos impongan como obligación ya que genera desigualdades para aquellas familias que no disponen de tiempo o de recursos». «Llegan plagados de tareas y están hasta las diez y once de la noche», añadió en referencia a la ESO. «Aunque hay incluso deberes en Infantil, lo que no tiene ningún sentido», apostilló.