El Comercio

«Las cancelaciones en Feve pueden volver a ocurrir», avisan los sindicatos

  • El comité de empresa pide a los políticos asturianos que reclamen un plan de rescate de las cercanías

Tras una denuncia de la Unión de Consumidores de España (UCE), el Ministerio de Fomento ha abierto una inspección a Feve, sociedad que hoy es una división de Renfe. El objetivo es comprobar si la empresa cumplió sus obligaciones en la oleada de cancelaciones de trenes de cercanías y regionales ocurrida en junio y principios de julio. La supresión de servicios superó el centenar, provocando un problema de reputación a una empresa que en esos meses movió a unos 6.041 usuarios al día en sus servicios de cercanías, lo que supone mil menos que en 2015.

En sus alegaciones la empresa asegura ante el ministerio que ofreció taxis y autobuses a «todos» los afectados y que el problema se produjo por absentismo de los trabajadores, maquinistas que no superaron las pruebas y coletazos del conflicto laboral. Omite, no obstante, el plan de bajas incentivadas, que supuso la desvinculación de once conductores de la base asturiana después del 30 de abril. «La papeleta se está solucionando ahora retrasando descansos a los demás y tirando de maquinistas de mercancías, de forma que ahora Feve no admite portes porque no tiene con quién hacerlos», lamenta Luis Blanco Junquera, presidente del comité de empresa. El sindicalista de UGT afirma que en Asturias «hace falta traer a cuarenta conductores, es lo prometido y lo que no vemos por ningún lado». Blanco recuerda que en mitad de la crisis, Renfe prometió mejoras en estaciones «y no las están haciendo, ni siquiera en Parque Principado, que es un lío porque no hay megafonía que aclare si el tren que para va a Oviedo, El Berrón o Gijón».

Además, advierte de que «las cancelaciones pueden repetirse ya que falta personal. O los políticos asturianos urgen un plan de rescate o las cercanías de Feve se mueren».

Temas