El Comercio

«La UNED permite soñar con qué ser de mayores aunque tengamos 80 años»

María del Carmen García Alonso, Juan Carlos Menéndez Mato, Montserrat López Moro, Ramón Durán Rivacoba, Manuel Capellán Pérez y Rubén Fernández Arango, antes de la inauguración del curso.
María del Carmen García Alonso, Juan Carlos Menéndez Mato, Montserrat López Moro, Ramón Durán Rivacoba, Manuel Capellán Pérez y Rubén Fernández Arango, antes de la inauguración del curso. / D. MORA
  • María del Carmen García, vicerrectora de Formación Permanente de la Universidad a Distancia, inauguró el nuevo curso en Gijón

«La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) nos permite soñar y pensar en qué queremos ser de mayores aunque tengamos ochenta años, estemos en prisión o estemos criando a cuatro hijos. Esa es su grandeza». La vicerrectora de Formación Permanente de la UNED, María del Carmen García Alonso, fue la encargada de inaugurar ayer por la tarde el nuevo curso en el Centro Asociado de Asturias, ante la presencia de casi medio centenar de egresados que acudieron a recoger sus títulos. En total fueron 222 los estudiantes que el pasado curso finalizaron sus estudios -155 de grados y antiguas licenciaturas y 67 de másteres-, aunque no todos pudieron acudir.

Además de la vicerrectora, quien aprovechó la ocasión para anunciar que la UNED ya imparte en el actual curso formación sobre lenguaje de signos con la intención de que a partir del año que viene haya clasees presenciales en varios centros del país, el otro protagonista de la tarde fue el catedrático de Derecho Civil y Defensor Universitario de la Universidad de Oviedo, Ramón Durán Rivacoba. El profesor se encargó de impartir la lección inaugural del curso, que en esta ocasión versó sobre 'El enigma de la herencia'. Durante su intervención, el experto se refirió al polémico impuesto de sucesiones, con el que se mostró de acuerdo «siempre que los herederos sean elegidos de forma voluntaria por quien realiza el testamento. Por contra, si la herencia la reciben los sucesores naturales -hijos, padres, cónyuge- se entiende que está encaminada a proteger el patrimonio familiar. En este caso, el impuesto no tiene sentido», aseveró Durán.

El director del Centro Asociado de la UNED de Asturias, Juan Carlos Menéndez Mato, por su parte, anunció que el Ministerio de Educación declaró en septiembre «la inexistencia de duplicidades en la participación de entidades locales en la constitución y gestión de los centros asociados de la UNED, lo que significa que podemos contar con la colaboración de más ayuntamientos asturianos, además del de Gijón». Menéndez se mostró también encantado con la certificación en el nivel de implantación del Sistema de Garantía Interna de Calidad en la Gestión que otorgó al centro asturiano la Cátedra de Calidad de la UNED 'Ciudad de Tudela'.

Tampoco quisieron perderse el acto la concejala de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Gijón, Montserrat López, y el director general de Enseñanzas Profesionales y Aprendizaje Permanente del Principado, Manuel Capellán Pérez, quienes alabaron la capacidad de la UNED para «garantizar el acceso a la formación universitaria de todas las personas y en igualdad de oportunidades».