El Comercio

El exgerente de Sogepsa dice que la consejera «asumió la dirección y gestión» de la entidad

Parcelas que la empresa Sogepsa tiene a la venta en el polígono de Lloreda.
Parcelas que la empresa Sogepsa tiene a la venta en el polígono de Lloreda. / PALOMA UCHA
  • José María Quirós asegura en su demanda de impugnación de despido que Belén Fernández le relegó «a funciones técnicas»

Desde que Belén Fernández, consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado de Asturias, llegara a la presidencia de la Sociedad Mixta de Gestión y Promoción del Suelo, S. A. (Sogepsa), en mayo de 2012, asumió tanto la dirección como la gestión de la entidad. Así se desprende de la demanda en impugnación de despido presentada por el exdirector gerente de Sogepsa, José María Quirós Zarauza, ante los juzgados de lo Social de Oviedo el pasado 6 de octubre. Dejaría así en entredicho la versión dada por la consejera ante la Junta General del Principado como presidenta de la sociedad cuando indicó que «no me consta acreditado el seguimiento del procedimiento de contratación» en Sogepsa. Es más, el exdirector gerente asegura en su escrito, entre otras cosas, que «la presidenta asumió el protagonismo en prácticamente todos los aspectos de la gestión diaria».

José María Quirós pretende que el juez declare nula la indemnización de 17.971,21 euros que cobró tras ser despedido el 27 de agosto pasado y reclama su readmisión o una indemnización sustitutoria que llega a los 117.454.50 euros. Uno de los argumentos que utiliza para ello es demostrar que con la llegada de Belén Fernández a la presidencia de Sogepsa su cometido pasó a ser de «funciones técnicas», muy lejos del cargo de alta dirección que le achacó la sociedad para tan escasa indemnización económica.

El caso es que Quirós asegura que Belén Fernández -y, con carácter esporádico, la secretaria general técnica de la consejería- «asumió de forma efectiva la dirección y gestión de la sociedad, actuando 'de facto' como consejera delegada del consejo de administración, creando un nivel organizativo intermedio entre los órganos de administración y el director gerente, vaciando de contenido las funciones que corresponderían al director gerente de mantenerse la figura de la alta dirección y, por consiguiente, convirtiendo en inútiles los poderes delegados en éste por el propio consejo».

Quirós abunda que sus funciones pasaron a estar «limitadas y condicionadas por la presidenta, que actúa como máxima responsable de la sociedad», y él asegura que desde ese momento se limitó a «ejecutar sus instrucciones como cualquier técnico de la empresa». También achaca sobre Belén Fernández las «facultades de inspección, control y vigilancia» dentro de Sogepsa, según los propios estatutos de la empresa mixta.

Labores asumidas

Para demostrar que Fernández era quien adoptaba «la práctica totalidad de las decisiones» en la sociedad, José María Quirós hace referencia a la elaboración de previsiones y planes financieros, el control detallado y toma de decisiones de aspectos propios de la gestión diaria, la asunción de la dirección comercial, las negociaciones de reestructuración de deuda con los acreedores, las negociaciones con los clientes y la dirección del personal. Quirós asegura que, en todos esos puntos, quien tomaba las decisiones era la consejera de Infraestructuras y que aportará más pruebas durante la siguiente fase procesal.

Explica que las directrices, hipótesis y criterios para la elaboración de las previsiones y planes financieros «fueron asumidas directamente por la presidenta de la sociedad por decisión de ésta». Es más, apunta que las sometía «a una supervisión estrecha y detallada». También indica Quirós que Belén Fernández «asumió el protagonismo en prácticamente todos los aspectos de la gestión diaria, supervisando y tomando decisiones y controlando hasta el más mínimo detalle».

La labor comercial, según relata, también fue asumida por la consejera, que elaboró «el diseño de la estrategia comercial de la sociedad, controlando personalmente el grado de cumplimiento de los objetivos marcados». Es más, al parecer impulsó «que la venta de los solares de Sogepsa se realizase empleando un procedimiento similar al de la Administración pública, por concurso-subasta».

La consejera también habría asumido «directamente las negociaciones con los mayores acreedores a fin de lograr una reestructuración de la deuda» y «delimitó en cada momento los términos en que debía realizarse la negociación con clientes». Finalmente, «asumió la dirección del personal de la sociedad», llegando a paralizar despidos y reestructurar la plantilla.

José María Quirós asegura en su escrito que su tarea «pasó a ser la remisión de datos, documentos e informes para atender las peticiones realizadas al Gobierno y la consejería por la Junta General», labores que, apunta, «suelen ser asumidas por el llamado 'personal de gabinete' y considerarse tareas de contenido eminentemente político, alejado de la gestión».

Temas