El Comercio

El Fapas sostiene que la población de jabalíes en Asturias está en una situación límite

Varios ejemplares de jabalí en Siero.
Varios ejemplares de jabalí en Siero. / Eloy Alonso.
  • La organización niega que haya 60.000 ejemplares, como cifra el Principado, y afirma que en zonas como Teverga su presencia ha caído un 77%

El Fondo para la protección de los animales salvajes (Fapas) ha arremetido hoy contra la gestión de los recursos naturales que hace el Gobierno asturiano, al que ha acusado de haber intensificado tanto la caza de jabalíes que la especie ya no tiene capacidad de autoregenerarse y está en una situación límite. El Fapas ha negado también que pueda hablarse de la presencia de 60.000 jabalíes en Asturias, como baraja la Consejería de Recursos Naturales, porque hay zonas de montaña, como en Teverga, donde su población se ha reducido en torno al 77% desde 2013.

En función de un estudio desarrollado por el Fapas teniendo en cuenta los resultados fotográficos de diez cámaras automáticas colocas en los concejos de Teverga y Somiedo, la organización ecologista mantiene que en ambos concejos hay una pérdida importante de población de jabalíes y que también está afectada la de ciervos. En cuanto a esta última especie, el Fapas calcula que en Somiedo no hay ni el 20% de ciervos que había en la década de los noventa del siglo pasado, y que en Teverga ha habido una pérdida muy importante de población desde 2013.

"El Principado ha intensificado la caza del jabalí hasta extremos que la especie ya no posee capacidad de regeneración", mantiene el Fapas en su informe en el que señala, además, que esta situación lleva a que las hembras tengan hasta dos camadas al año, que lleguen a la madurez sexual en el primer año de vida y que cada vez haya menos ejemplares adultos.

Asimismo, asegura que la merma de jabalíes y ciervos y la retirada de la carroña de la naturaleza provoca una mayor presión de los lobos sobre el ganado doméstico lo que, a su vez, conlleva peticiones continuas para que se aumente la caza de esta especie.

Así, el Fapas mantiene que Asturias sufre actualmente "la mayor pérdida de fauna silvestre en sus áreas de montaña desde que los recursos naturales están siendo gestionados por la comunidad autónoma".

A finales de octubre, el Principado anunció que antes de acabar el año Oviedo contaría con un plan especial para reducir los daños que provocan los jabalíes en el entorno de la ciudad, en cuyos alrededores calcula que viven 700 de los aproximadamente 60.000 que se distribuyen por todo el Principado y que en 15 años han provocado daños por valor de 18 millones de euros.

Según el Principado, la reducción del número de cazadores, por la crisis y falta de relevo generacional, el envejecimiento de la población rural, que merma el número de prados y favorece el aumento de refugios animales y la falta de eficacia de las batidas han provocado que entre 1980 y el año 2011 la población de jabalíes haya aumentado más del 700 por cien en la región.

En los últimos 15 años se han abatido y cazado más de 116.500 jabalíes, lo que no ha impedido que su población haya pasado de los 6.000 que se calculaba que había en 1993 a los 60.000 que, con un error de más menos 7.000, según los cálculos provisionales del Principado.