El Comercio

Quirós solicita su readmisión en la sociedad o una indemnización de 117.454 euros

  • Rechaza que se considere su contrato como «de alta dirección» y reclama el mismo trato que al anterior gerente

José María Quirós, exdirector gerente de la Sociedad Mixta de Gestión y Promoción del Suelo, S. A. (Sogepsa), no está en absoluto de acuerdo con la liquidación de 17.971,21 que recibió tras su despido el pasado 27 de agosto. Por ello, presentó una demanda en impugnación de despido ante los juzgados de lo Social de Oviedo en la que reclama que se declare la improcedencia del despido, su readmisión en la sociedad o una indemnización sustitutoria por un total de 117.545,50 euros.

Fundamenta esta petición en que su contrato no era de alta dirección, sino que estaba sujeto al convenio colectivo del sector, lo que «evidencia el carácter común del contrato de trabajo». Por ello, Quirós reclama la cantidad de 45 días de salario por cada año trabajado, con un mínimo de 35.000 euros.

Además, en la demanda hace referencia al «trato discriminatorio» recibido, sobre todo, «cuando la empresa Sogepsa dispensó un diferente tratamiento al anterior gerente con motivo de su cese, pues teniendo los mismos poderes y las mismas funciones que el demandante le indemnizó con una cantidad equivalente a 45 días de salario por cada año de servicio».

Otro elemento que aporta es que Sogepsa no pertenece a la Administración regional, a pesar de tener una participación del 42% del Principado en su accionariado, por lo que no se le puede aplicar la normativa que rige para la Administración pública. Explica que «Sogepsa no figura entre las entidades cuyos ingresos y gastos se incluyen en el presupuesto del Principado de Asturias» y que atiende a sus gastos corrientes «con sus propios ingresos y tesorería». Añade que tampoco recibe transferencias del Principado para atender sus gastos y que solo percibe «un préstamo para atender, a su vez, las cuotas de los préstamos de las entidades bancarias, no sus gastos de funcionamiento». La sociedad tampoco rinde cuentas a la Sindicatura de Cuentas. Todo ello, según expone José María Quirós, «viene a demostrar que no son de aplicación a la empresa, ni por tanto al actor, las normas limitativas de las retribuciones e indemnizaciones aplicables al sector público».

Otro aspecto que aporta Quirós es que sus funciones desde la llegada a la presidencia de Belén Fernández, en mayo de 2012, quedaron relegadas a la remisión de datos al Gobierno y que solo en los primeros meses de 2016 «se atendieron 57 solicitudes de datos, documentos e informes específicos, siempre bajo la dirección y supervisión de la presidenta». Por eso concluye que «no concurren en el presente caso las condiciones para calificar la relación laboral como especial de alta dirección».