El Comercio

Farmacéuticas, eléctricas y sanitarias son las empresas que más cobran del Principado

  • Los grandes proveedores de hospitales y centros de salud se llevan 288 millones al año. Las constructoras caen en el ranking, con solo 25,8

Esa máquina de recaudar y gastar llamada Principado de Asturias está en plena mutación. El pasado año se deshizo de 3.892 millones, de los que el pago de nóminas evaporó el mayor bocado, un 40%. En la actualidad, una de cada diez personas con trabajo en la región están a sueldo de la Administración regional, después de una crisis más cruenta con el empleo privado que con el público. Desde enero de 2009 la Administración autonómica redujo un 1,5% su plantilla; el resto de empleadores lo hicieron un 10,9%.

Entre funcionarios, laborales y estatutarios, la Administración regional abona 35.324 nóminas, el 75% de ellas a personal docente y sanitario. Ambas son las competencias clásicas de las comunidades autónomas, las que justifican su existencia, y un terreno en el cual el Ejecutivo de Javier Fernández se presenta como campeón contra los recortes.

La dificultad para recaudar entre ciudadanos y empresas ha provocado que el capítulo de pasivos y gastos financieros devore ya el 9,36% del presupuesto. Al otro lado de la tarta, arrinconadas, quedaron las inversiones reales, con un 3,39%.

Todo este esquema de prioridades políticas afecta también al ranking de empresas que más fondos reciben por parte del Principado. EL COMERCIO ha tenido acceso a un documento confeccionado por la Consejería de Hacienda y que recoge las sociedades a las que más obligaciones le reconoció el sector autonómico en los años 2013, 2014 y 2015. Los listados están copados por farmacéuticas y empresas sanitarias, liderando el capítulo la Fundación Hospital de Jove, con 32,9 millones cobrados al año. EdP, como suministrador eléctrico, figura todos los cursos entre las cinco que más recaudan, con un promedio de 16,3 millones anuales.

Hay que descender hasta el puesto decimoquinto para dar con las primeras constructoras, Comsa y Contratas Iglesias, aliadas en la Unión Temporal de Empresas que ejecuta la principal obra pública autonómica, el soterramiento de Langreo. Los trabajos para abrir un nuevo tramo ferroviario de 2.987 metros para los trenes de Feve comenzaron en 2009 y, en el periodo analizado, avanzan a un ritmo de 9,3 millones al año.

La obra pública tiene hoy un papel testimonial en las cuentas del Principado. Entre las 77 empresas que más fondos se llevaron en el trienio analizado, apenas se cuentan siete constructoras, que absorben 25,8 millones al año. Las 38 farmacéuticas que capitalizan la lista detraen por su parte 194,7 millones. A ellos se suman ocho empresas más consagradas al sector sanitario, y que perciben 93,5 millones.

En suma, los laboratorios y los proveedores de servicios hospitalarios se llevan 288 millones al año, esto es, el 7,4% de todo el presupuesto regional. Es un esfuerzo que duplica de largo a las inversiones reales del Principado. De hecho, bastaría para crear con él la que sería la cuarta consejería en volumen de gasto, superando a las de Desarrollo Rural (164,3 millones), Infraestructuras (147,8), Empleo e Industria (107,2), Presidencia (84,2) o la propia Hacienda (69,7).

La lista tiene nombres propios. Tras la Fundación del Hospital de Jove, el segundo privado es Transinsa, la única que se presentó en 2013 al concurso abierto para el servicio de ambulancias, una puja que ofrecía 68,3 millones por cuatro años de trabajo. La tercera en facturación es EDP, quien por su implantación en la región juega con ventaja en las licitaciones para suministrar electricidad a los centros públicos. La última puja convocada, para dar luz a los hospitales y centros de salud, está a punto de resolverse a favor de la sucesora de HC; aunque los nueve millones que puso sobre la mesa superaban el precio de Iberdrola y Endesa, la mesa de contratación estimó que su propuesta era técnicamente muy superior.

El cuarto protagonista es la farmacéutica Gilead Sciences, con 16,3 millones recaudados al año. Como el resto de laboratorios, su relevancia obedece a las exclusivas que tienen sobre determinados fármacos, lo que les permite fijar unilateralmente las tarifas. Esta multinacional californiana, por ejemplo, es la propietaria de seis antirretrovirales necesarios para el tratamiento contra el sida y que solo el HUCA adquiere a razón de 252.767 por año. También suministra 6.000 unidades de Ambisome, sobres contra las infecciones por hongos.

La belga Janssen Ciag va ligeramente por detrás, con 16,1 millones facturados al año. Tiene la exclusiva del antipsicótico Risperidona y del antirretroviral Darunavir, de los que el Hospital de Cabueñes consume 12.840 cajas. La exclusiva que tiene sobre la fórmula permite a la multinacional despachar algunas de ellas a 592,75 euros la unidad.