El Comercio

La diabetes afecta a 74.425 personas en Asturias

La diabetes afecta a 74.425 personas en Asturias
  • Esta enfermedad está en el origen de muchas complicaciones de salud y afecta sensiblemente a la calidad de vida de quienes la padecen. Las cuencas mineras son las zonas con mayor prevalencia

La diabetes mellitus, una enfermedad que en muchos casos es evitable con una alimentación adecuada y hábitos de vida saludables, afecta a 74.425 personas en Asturias. Esta patología, que produce una de cada diez muertes evitables, está en el origen de muchas complicaciones de salud y afecta sensiblemente a la calidad de vida de quienes la padecen, lo que la convierte en un problema de salud pública.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, el director general de Salud Pública, Antonio Molejón, ha presentado este lunes el Atlas de la diabetes mellitus en Asturias, un trabajo que reúne más de un millón de datos relacionados con esta enfermedad y con el que se pretende aumentar la información sobre su prevalencia y distribución, así como facilitar la planificación sanitaria. En el acto ha participado también Mario Margolles, técnico de Salud Pública encargado de coordinar la elaboración del documento. Esta patología es la cuarta causa de muerte prematura en mujeres y la octava en hombres y provoca un importante deterioro de la calidad de vida de las personas que la padecen. Es también el primero motivo de ceguera en adultos y de amputaciones no traumáticas de miembros inferiores. Además, duplica y puede incluso cuadriplicar la posibilidad de cardiopatía isquémica y trombosis cerebral. El Principado estima que el coste que genera esta enfermedad oscila entre el 6,3% y el 7,4% del gasto sanitario público total, lo que supone unos 100 millones de euros al año. La diabetes ocasiona un elevado número de ingresos y reingresos y prolonga la duración de la estancia hospitalaria. En el Principado, más de 16.000 personas ingresan cada año por ella.

Después de diez años de evolución de la enfermedad, se estima que más del 20% de los diabéticos habrán tenido un evento cardiovascular (infarto de miocardio o ictus), un 5% desarrollarán ceguera y alrededor del 2% padecerán insuficiencia renal o sufrirán alguna amputación.

El riesgo de pérdida de visión de las personas afectadas por esta enfermedad es 11 veces superior al de la población general y puede llegar hasta las 29 si presentan también retinopatía proliferativa. Asimismo, el riesgo relativo de padecer insuficiencia renal es 25 veces mayor al de la población no diabética. Además, es actualmente la primera causa en España de inclusión en programas de tratamiento sustitutivo renal que incluyen hemodiálisis, diálisis peritoneal y transplante renal.

Las cuencas mineras, con valores superiores al 8,5% en ambas áreas (Nalón y Caudal), son las zonas con mayor prevalencia. Por su parte, las áreas más pobladas, que se corresponden con Oviedo y Gijón, tienen las cifras más bajas (inferiores al 7%). Un 53% de la población diabética tiene buen control metabólico, lo que disminuye los riesgos asociados a este trastorno. Con el objetivo de reducir complicaciones, las autoridades sanitarias asturianas prestarán especial atención al 10% de afectados que cuentan con oportunidades de mejora de esos controles.