El Comercio

La variante y las cercanías, prioritarias

Un Alvia circula por el vetusto trazado ferroviario entre Campomanes y Puente de los Fierros.
Un Alvia circula por el vetusto trazado ferroviario entre Campomanes y Puente de los Fierros. / J. M. PARDO
  • Los partidos asturianos creen que hay que sacar «rentabilidad social» a lo construido

  • Foro y Ciudadanos aseguran que fiscalizarán el acuerdo con el PP, mientras PSOE, Podemos e IU no se fían del nuevo ministro de Fomento

La reciente llegada del exalcalde de Santander, Íñigo de la Serna, al Ministerio de Fomento es acogida de manera dispar por los partidos políticos asturianos, pero todos ellos coinciden en la necesidad de priorizar en Asturias dos actuaciones ferroviarias: la variante de Pajares y la modernización de las cercanías. Con matices, todos están de acuerdo en este aspecto y los grupos que han alcanzado un acuerdo con el PP -Ciudadanos y Foro Asturias- aseguran que estarán vigilantes para el cumplimiento de los acuerdos.

El popular Ramón García Cañal asegura que el nuevo ministro «sabe de esto y conoce Asturias, que no es malo. Tenemos confianza y estaremos vigilantes para el cumplimiento del programa con nuestros socios en Asturias y en España». El objetivo es que las obras pendientes «se hagan a la máxima velocidad, pero dentro de las posibilidades». Y es que recuerda la necesidad de que se apruebe un presupuesto para 2017, pues «facilitaría acometer cuestiones complementarias de la variante. Las actuaciones que están en marcha tienen presupuesto».

No dejó pasar García Cañal la oportunidad de recriminar a la consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, que «lleve casi ocho años desde que tiene el proyecto del soterramiento de Langreo, para hacer un tramo de 1,8 kilómetros». Y es que opina que la consejera critique el retraso en la variante «es poco serio».

Foro Asturias se presentó en coalición con el PP en las últimas elecciones. Su diputado, Isidro Martínez Oblanca, indicó que «Mariano Rajoy asumió nuestro acuerdo como programa de gobierno. Nosotros colaboraremos, pero también estaremos vigilantes de cómo evoluciona ese cumplimiento». Oblanca apunta que es necesario sacar «rentabilidad social cuanto antes» a los más de 3.000 millones de euros invertidos en la variante de Pajares y apela a la aprobación de un presupuesto para el próximo año.

Ciudadanos también alcanzó un acuerdo con el PP. El diputado Ignacio Prendes igualmente habla de control y exigencia del cumplimiento de los acuerdos firmados. Es más, ese acuerdo habla de abrir la variante «en el horizonte de 2017». Pero en su opinión hace falta más, como «un plan de reestructuración de las cercanías, dada la sangría de viajeros que sufre. Se ha abandonado a Feve y a las cercanías en general. Hay que acometer la modernización de líneas, infraestructuras y horarios, con una actuación decidida».

Las discrepancias

La oposición política no lo ve tan claro. Antonio Trevín (PSOE) asegura esperar del nuevo ministro «racionalidad, calendarios y lealtad en los compromisos» y recuerda que en la variante solo falta «culminar la guinda con muy poco coste pendiente». Pero también alude a mejorar las cercanías, «tras el fracaso de la unión Feve-Renfe» y «culminar la comunicación con los puertos de El Musel y Avilés, como apuesta por la actividad económica e industrial».

Segundo González (Podemos) apunta que De la Serna «inicia su mandato bajo sospecha» y alude a que «el PGO de Santander está en el Tribunal Supremo». La variante, las cercanías, la autovía A-63 y el plan de vías de Gijón son los asuntos que resalta como urgentes.

En IU, su portavoz en la Junta General, Gaspar Llamazares, recuerda los «años de inmovilidad, parálisis y bloqueo» de las infraestructuras en Asturias. No cree que haya un cambio de postura con la llegada de De la Serna a Fomento y apunta que el Principado ha de liderar «un movimiento social, relanzando la Plataforma pro variante de Pajares, pero con un criterio más amplio».