El Comercio

«No somos responsables de esta situación», se defienden los trabajadores

Los 22 trabajadores que forman la plantilla de Sogepsa, afectados por un expediente de regulación de empleo, consideran que esta medida, anunciada el pasado viernes, es «injusta». Recuerdan que Sogepsa, con casi 32 años de actividad, se ha mantenido con sus propios recursos prácticamente todo este periodo, sin necesidad de ser sostenida con dinero procedente de los presupuestos del Gobierno regional y que, «gracias al trabajo de su plantilla, a lo largo de esas tres décadas ha desarrollado casi medio centenar de actuaciones urbanísticas, ejecutando las políticas públicas de vivienda y suelo industrial del Principado de Asturias y de los ayuntamientos, sin coste directo para el erario público».

A juicio de los empleados de la sociedad, «la causa de las actuales dificultades, así como del endeudamiento financiero que asciende a unos 150 millones de euros, responde prácticamente en su integridad a los créditos solicitados para ejecutar los polígonos industriales de Bobes y Lloreda». Una causa asumida recientemente por la consejera de Hacienda, María Dolores Carcedo, y que los trabajadores consideran «muy destacable».

En un comunicado, los 22 trabajadores aseguran que «ni diseñamos la política de suelo industrial ni participamos en el Consejo de Administración que adoptó decisiones sobre operaciones de suelo, su forma y condiciones de financiación. Los trabajadores no somos los responsables de esta situación». Por ello insisten en que «si el origen del problema financiero que padece esta empresa es consecuencia de la política de suelo industrial, ¿por qué lo tenemos que pagar los trabajadores? En los últimos cuatro años, hemos sido los principales perjudicados por estos problemas. Casi el 50% del personal ha sido despedido y el resto llevamos con el sueldo congelado desde el año 2012».

En ese comunicado sostienen que los 150 millones de deuda no se solucionarán con estas medidas, pero sí proponen que se establezca «un plan de viabilidad e ideas a corto y medio plazo para que siga siendo el mejor instrumento posible al servicio de las políticas de suelo».