El Comercio

La Fiscalía gallega reitera la petición de dos años de prisión para la madre que retuvo a su hija asturiana en Orense

  • Considera que la mujer cometió un delito de sustracción de menores, un hecho por el que la acusación particular pide una pena de cuatro años de cárcel

La Fiscalía de Galicia ha mantenido este jueves la petición de dos años de prisión para una mujer por retener a su hija asturiana de seis años en Orense en contra de una decisión judicial de la Audiencia Provincial de Asturias que le dio la custodia al padre. El juicio ha quedado visto para sentencia.

El Fiscal mantiene esta petición de condena al entender que existe un delito de sustracción de menores y también solicita para la madre de la pequeña la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad durante cuatro años, según han informado fuentes jurídicas.

Por su parte, la acusación particular pide condena de cuatro años de prisión por un delito de sustracción de menores en concurso con desobediencia y pide la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad durante seis años. Subsidiariamente solicita un año de prisión por el delito de desobediencia y seis meses de prisión e inhabilitación para la patria potestad durante 6 años por el delito de abandono de familia.

El matrimonio se divorció el 22 de febrero de 2010. Desde entonces los progenitores lucharon judicialmente por la custodia de la menor. El 11 de marzo de 2013 la Audiencia Provincial de Oviedo revocó una resolución del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Oviedo y atribuyó la custodia de la niña a su padre, estableciendo que la entrega de la menor debía hacerse efectiva en el momento en que se acreditase la existencia de una plaza de escolarización en Oviedo.

Con fecha de 26 de marzo se dictó una diligencia de ordenación por parte de la Audiencia Provincial de Oviedo considerando acreditada la matrícula de la menor en un centro escolar de Oviedo lo que motivó que el 30 de marzo el padre comunicase a su exmujer la intención de ir a Orense a recoger a su hija para llevarla a Oviedo.

Ante la negativa de la madre para entregar a su hija el padre presentó una demanda de ejecución forzosa en proceso de familia para que la acusada entregase a su hija en Oviedo, pero la acusada, según el fiscal, "de forma maliciosa e intencionada" hizo caso omiso a la resolución judicial, lo que motivó el 16 de abril de 2013 que la Policía Judicial averiguase el paradero de la acusada y de su hija.

La Fiscalía sostiene que la madre de la pequeña a pesar de tener pleno conocimiento de las resoluciones judiciales decidió marcharse de su domicilio de Orense con su hija manteniéndola oculta en un lugar no determinado no llevándola al centro docente donde estudiaba e impidiendo a su padre estar con su hija o comunicarse con ella hasta el 17 de junio de 20134 que regresó a Orense en compañía de la menor haciendo entrega de la misma a su padre.