El Comercio

Las cámaras impulsan la unión del Noroeste por el Corredor Atlántico

Las cámaras impulsan la unión del Noroeste por el Corredor Atlántico
  • Reclaman finalizar la variante, la puesta en valor de la ampliación de El Musel, recuperar la autopista del mar y los accesos a la ZALIA

  • La duplicación de los 30 kilómetros de vía entre Santander y Torrelavega supondrá la primera actuación del nuevo ministro de Fomento

Los presidente de las tres cámaras asturianas -Gijón, Oviedo y Avilés- y la de León se comprometieron ayer en la sede cameral de Gijón a trabajar conjuntamente por impulsar la red multimodal europea del transporte en el Noroeste de España y relanzar el eje de comunicaciones entre ambas provincias. En un acto que tuvo mucho de simbólico, Félix Baragaño (Gijón), Francisco Menéndez (Avilés), Fernando Fernández-Kelly (Oviedo) y Manuel Lamelas (León), acompañados de sus vicepresidentes, concretaron su apoyo a la «corriente de presión y opinión» liderada por las patronales asturiana y leonesa para conseguir que el eje ferroviario Palencia-Gijón entre en el tronco principal del Corredor Atlántico de ferrocarriles. Una medida necesaria para que Asturias y León tengan presencia financiera en los grandes ejes de transportes de la UE.

Los cuatro presidentes camerales identificaron su reclamación conjunta en cuatro puntos que consideran de cumplimiento perentorio. El primero, el impulso decidido de los trabajos y las partidas presupuestarias correspondientes para la finalización de la variante ferroviaria de Pajares y la entrada en funcionamiento de dicha infraestructura. Vinculado al punto anterior, los responsables camerales solicitan la puesta en valor de El Musel como uno de los principales de la red portuaria española y, de manera muy especial, en la cornisa cantábrica. Destacan que, tras la inversión realizada en las obras de ampliación y la apertura del nuevo Canal de Panamá, el Puerto gijonés se sitúa a la cabeza de las instalaciones de estas características en Europa.

Los empresarios insisten también en que el punto geográfico dentro de la cornisa cantábrica para el lógico funcionamiento de la autopista del mar es Gijón, tanto por las horas de navegación como por horas de circulación por carretera que se evitaría a los transportistas.

Por último, reclaman que cuanto antes se finalicen los enlaces a la ZALIA, la obra sea recepcionada y se ponga al servicio de los empresarios.

Los tres presidentes camerales asturianos y su homólogo leonés volverán a reunirse en enero y para esa ocasión quieren ampliar la participación a otras cámaras de Castilla y León como las de Astorga, Zamora, Palencia y Salamanca. Incluso se plantean poder sumar a su frente común a algunas entidades gallegas y cántabras.

Mientras el Gobierno asturiano aguarda expectante para comenzar a dialogar con el nuevo ministro de Fomento Íñigo de la Serna, otras comunidades ya empiezan a dar pasos para desbloquear sus proyectos de infraestructuras. Es el caso de Cantabria que, según publicaba ayer El Diario Montañés, recibirá a lo largo de esta semana información oficial sobre la adecuación de las vías ferroviarias al Tren de Altas Prestaciones (TAP), reclamado en la región vecina desde hace años. En concreto, se hará público en el BOE el 'Proyecto básico constructivo para la duplicación de vía de la línea de Cercanías C-1 entre Torrelavega y Santander', elaborado por Adif.

Para llevar a cabo esta actuación, se procederá a la duplicación «completa» de la vía entre las dos localidades más pobladas de Cantabria, distanciadas 30 kilómetros entre sí. Este primer paso serviría para adecuar la primera parte de un entramado ferroviario más largo: Reinosa-Santander y, en último extremo, Palencia-Santander. El fin de las administraciones implicadas en la reforma es potenciar el recorrido hasta la localidad castellanoleonesa, que ha protagonizado decenas de incidentes en los últimos años. Así se daría luz verde a la unión entre Madrid y Santander mediante el TAP.

Inversión de 600 millones

Para reformar completamente este tramo -dividido en tres segmentos de actuación- se prevé una inversión final de 600 millones de euros, el doble de lo que la Universidad de Cantabria estimó en un primer momento. Gran parte de los costes irán a parar a la adecuación del segmento Palencia-Alar del Rey, tramo que se instalará completamente nuevo. Dentro de la actuación también se prevé la supresión de 68 pasos a nivel y la ejecución de seis apeaderos. La licitación de la obra, a su vez, se espera para la primera semana de junio de 2017, comenzando a ejecutarse en diciembre del mimo año. Si todo marcha según lo planeado, este tren rápido podría estar en funcionamiento en junio de 2020.

Así, De la Serna realizará su primer movimiento como ministro en la comunidad que le vio nacer y desarrollarse como político. Su máxima, según anunció desde que juró el cargo el pasado día 4, es atender las necesidades de todas las autonomías «aplicando criterios de igualdad y cohesión».