El Comercio

Los exgerentes del Gitpa acusan al Principado de ponerles «una denuncia falsa»

Juan Manuel Rodríguez y Eduardo González Bayod.
Juan Manuel Rodríguez y Eduardo González Bayod.
  • «Es un uso político de la justicia, con indicios prefabricados», dice Rodríguez Bañuelos. «Yo ni siquiera vivía en Asturias», abunda Bayod

Los dos exgerentes de la empresa pública Gitpa están investigados en un Juzgado por las supuestas irregularidades de la obra que extendió la red de fibra óptica al occidente. Juan Manuel Rodríguez Bañuelos era el director general en 2009 y 2010 cuando se ejecutaron los trabajos, y Eduardo González Bayod le sucedía en 2014 cuando dos funcionarios del Principado empezaron a requerir datos para aclarar la actuación. Ambos se presentaron ayer como víctimas de una serie de informes elaborados por los citados empleados públicos, quienes habrían deslizado errores «por intereses espúrios». El Principado asumió sus escritos y los pasó a la fiscalía, sin verificarlos, cursando así «una denuncia falsa».

«Es un caso de utilización política de la justicia, con indicios prefabricados por un funcionario interesado en la destitución del director general para postularse al puesto, dejación de funciones de la administración en su más alto nivel funcionarial, y un comportamiento cobarde del nivel político que, a sabiendas de que no había delito, deja hacer», aseguró Rodríguez Bañuelos en la comisión de investigación sobre el caso. Las supuestas irregularidades se centran en que la obra se hizo sobre suelo de Feve, y por ello se pagó un canon, cuestión que no se especificaba en el encargo que le hizo el Principado. «Es falso», opuso. Recordó que la encomienda señala que el trabajo debe seguir la Ley de Telecomunicaciones, norma que ordena priorizar el uso de suelo público al echar el cable.

«El Principado lo conocía y hasta presupuestó ese canon», señaló Bañuelos. Según dijo, el juzgado tiene correos electrónicos en los que uno de los funcionarios ahora denunciantes llegaba a estimar ese desembolso. «Si tan ilegal le parecía, ¿por qué no lo denunció en 2009?», inquirió. El exgerente reprochó al funcionario que sus informes aseguraran que hubo menoscabo a fondos comunitarios «cuando Gitpa no recibió nunca dinero de la Unión Europea».

Rodríguez anticipó que si se archiva la causa, se querellará contra los dos funcionarios. También dijo haber denunciado a uno de sus exempleados por acusarle en la comisión de aprovecharse de una obra de Gitpa para hacer mejoras en la calle en la que vive. Sí reconoció que contrató a la empresa de su hijo para desarrollar la web de la compañía pública, y haber estado «apuntado» al PSOE.

A su sucesor, Eduardo González Bayod, le nombró el Gobierno de Foro tras un proceso de selección. En el tiempo de la obra «no estaba ni en el Principado, vivía en Castilla y León». En 2014 entrega un informe a la Consejería de Economía advirtiendo que de liquidar a Gitpa, «hay que considerar» que los permisos con Feve estaban pagados por quince años. El citado funcionario mostraría su sorpresa, siéndole requerido a Bayod que hiciera otro informe en once días. En su contestación muestra correos electrónicos que vinculan al empleado público con el presupuesto que contemplaba ese canon. «Sabía que me iba a suponer un enfrentamiento, pero es que era la verdad», relató.

Dos meses después el Servicio de Telecomunicaciones redactará un segundo informe al que le darán diez días para responder. La consejería lo pasaría a la fiscalía a sus espaldas. El escrito «pone veinte veces mi nombre, que no estaba en las obras, y omite al director gerente que sí estaba», lamentó. «Si hubiera intervenido la Intervención, la Inspección General de Servicio o el Servicio Jurídico yo jamás habría acabado investigado», lamentó. Al revisar la etapa de su predecesor, reconoce que vio «cosas que pueden tener una explicación, otra cosa es que fuera delito, pero no se buscó esa explicación, no se preguntó a los funcionarios que estaban en la obra», señaló.