El Comercio

Belén Fernández insta a De la Serna a superar la «trágica» gestión de Ana Pastor

  • La consejera negociará con los agentes sociales y políticos una lista de obras estatales «inaplazables»

  • El ministro inicia el lunes con el presidente de Murcia una ronda de contactos para perfilar otro acuerdo nacional sobre infraestructuras

La consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, enseñó ayer sus cartas. En los próximos días iniciará una ronda de contactos con «la patronal, las cámaras de comercio, los sindicatos y los grupos parlamentarios» para, juntos, confeccionar un documento que defienda las infraestructuras que el Ministerio de Fomento tiene pendientes en la región. La lista incluirá «la culminación de la variante de Pajares, la autopista del mar, las cercanías, el respaldo a las mercancías, y otras como la autovía del suroccidente». Fernández aspira a tener el informe definitivo en enero y planteárselo al nuevo ministro, Íñigo de la Serna.

Para ganar tiempo, el lunes inmediato a su toma de posesión, «esta consejera le ha remitido una carta, trasladándole felicitaciones y mostrando voluntad de cooperación y diálogo, y solicitándole algo especialmente importante, una entrevista para abordar los temas inaplazables, que son muchos». A preguntas de IU, la consejera reconoció ayer que el nuevo ministro enfrentará en el Principado un handicap: «El señor De la Serna tiene sensibilidad con los ejes ferroviarios, pero espero que se traduzca en hechos reales, superando la política de la dejación». A juicio de Fernández, la etapa de Ana Pastor al frente del departamento fueron «cinco años trágicos». Sin nombrar explícitamente a la actual presidenta del Congreso de los Diputados, la consejera expresó que «la etapa anterior no ha podido ser más nefasta para las infraestructuras asturianas, hubo personas que no hicieron nada por ellas y esperamos que el cambio de personas lo sea también de políticas».

El propio Íñigo de la Serna hizo ayer un gesto en ese sentido. En una entrevista con la agencia Efe, anunció que el lunes comenzará con el presidente de Murcia una ronda de contactos con las comunidades autónomas. Se desconoce aún cuándo será el turno del Principado. El objetivo del ministro es conocer cuáles son las reivindicaciones actuales de cada territorio. Las entrevistas se extenderán a los grupos políticos y el sector de la construcción «para, al menos, empezar a plantear la forma de abordar este proceso e intentar llegar entre todos a un acuerdo que garantice la estabilidad en la implementación de las políticas de infraestructuras a nivel nacional».

Tras tomar el pulso al sector, De la Serna se pone como objetivo analizar las posibilidades presupuestarias y trazar sus propios compromisos. «Estas decisiones, que se adoptarán en el seno del Gobierno, se tomarán sin prisas, sin cometer errores y garantizando la eficiencia», dijo. Con todo, el ministro reconoce que «en España no está todo hecho» y sitúa como una de sus prioridades la de retomar las obras paralizadas y reducir plazos y costes en las que están en marcha.

«La prioridad fundamental es la variante de Pajares, que ha tenido un sinfín de dificultades técnicas y en la que nos hemos equivocado en las fechas de finalización», anticipó ayer la presidenta del PP asturiano, Mercedes Fernández.

Ovidio Zapico, por parte de IU, instó a que sea el propio presidente del Principado quien se encuentre con el ministro, y animó al Ejecutivo a que ejerza «el liderazgo social y encontrar la salida a este callejón». Por otra parte, la coalición de izquierdas, Podemos y Ciudadanos reprocharon ayer a Renfe que invirtiera cerca de 280.000 euros en un refuerzo de autobuses que ha durado cuatro meses.