El Comercio

Eva Martínez y Ana María Navarro, en el aula magna.
Eva Martínez y Ana María Navarro, en el aula magna. / MARIO ROJAS

«La gente se equivoca al pensar que tomar marihuana es bueno y cura»

  • Las biólogas Ana María Navarro y Eva Martínez analizan los beneficios en terapias y fármacos tras eliminar los componentes psicotrópicos del cannabis

Las biólogas Ana María Navarro y Eva Martínez llevaron ayer al aula magna de la Universidad de Oviedo un tema controvertido. Dentro de la Semana de la Ciencia, debatieron sobre si el cannabis es un aliado o no en la lucha contra las enfermedades. Y lo primero que quisieron dejar claro es que «la gente se equivoca cuando piensa que tomar marihuana es bueno y cura». Porque, aunque tiene efectos beneficiosos en tratamientos terapéuticos -como luego explicaron-, también quisieron subrayar que «contiene compuestos dañinos muy perjudiciales».

La doctora en Biología Eva Martínez -que ha trabajado cinco años en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra (CIMA) con un grupo dedicado al estudio farmacológico de estos compuestos- puso un ejemplo: «El principio activo más importante del cannabis es el THC. Tiene efectos beneficiosos en el asma, en calmar las náuseas, pero a la vez provoca somnolencia, alucinaciones, mareos y, sobre todo, adicción», señaló. Una vez advertido el público de los perjuicios, tanto Eva como Ana María, catedrática de Biología Molecular, apuntaron cómo, hace más de 25 años, se descubrió el sistema endocannabinoide, una extensa red de comunicación entre neuronas y otras células del sistema nervioso central y otros órganos, cuyo funcionamiento es modulado por los principales compuestos activos del cannabis. «Gracias a aquel resultado, se pudo comprobar que este sistema está alterado en las patologías, por lo que ya se trabaja en terapias y en crear fármacos que, por un lado, contengan los beneficios del cannabis y, por otro, eliminen los efectos dañinos para poderlo regular y tratar algunas enfermedades».

En el caso del cáncer, tiene efectos paliativos, como aliviar los síntomas de la quimioterapia, y antitumorales (eliminar los tumores). «Pero también es un aliado en las neurodegenerativas (Alzhéimer, Parkinson...)», añadió Eva Martínez. La doctora en Biología indicó que la investigación en este campo en España «está bastante desarrollada, pues hay grupos muy potentes en Cataluña y Madrid».

Precisamente, en Cataluña, en proyectos piloto, ya se ha empezado a probar el Sativex, un preparado farmacéutico derivado del cannabis, en pacientes que no responden a terapias convencionales. La diferencia es que en otros países, como Estados Unidos y Canadá, ya se comercializa. «La investigación que se ha hecho -añade Eva Martínez- es un buen punto de partida. Otra cosa es la puesta a punto de los ensayos clínicos, que requiere mucho dinero, o el desarrollo de nuevos fármacos, o el avance en cuestiones de tipo legal».

El cannabis para consumo propio es legal, pero su distribución y comercialización está prohibida. «Creo que el futuro de esta investigación es muy prometedor, pero, como siempre, es necesario que haya personas que apuesten por ella y dispongamos de recursos», concluyó.