El Comercio

Luis Hevia, gerente del HUCA, y Concepción Saavedra, directora de Planificación Sanitaria, en la inauguración de las jornadas.
Luis Hevia, gerente del HUCA, y Concepción Saavedra, directora de Planificación Sanitaria, en la inauguración de las jornadas. / ALEX PIÑA

El Hospital Central abrirá en enero el primer banco de leche materna de Asturias

  • Profesionales debaten sobre las estrategias de atención tanto durante la gestación como después del nacimiento

A partir de enero, el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) contará con el primer banco de leche materna de la región. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mejor alimento para un recién nacido es la leche de su madre y, de no ser posible, la donada es la alternativa más adecuada para niños enfermos o prematuros porque se tolera mejor, les protege de problemas intestinales y disminuye el riesgo de infección a la vez que avanza sus posibilidades de recuperación, supervivencia y desarrollo. Esta iniciativa, junto a la actualización de los protocolos de seguimiento y control del embarazo, son dos de los proyectos de Sanidad que fueron anunciados ayer por la directora general de Planificación Sanitaria, Concepción Saavedra, durante la presentación de la V jornada de 'Estrategia de atención al embarazo, parto y nacimiento en el Principado'.

Las estadísticas son contundentes, pues durante la primera semana de vida, el 59% de bebés asturianos son alimentados única y exclusivamente con leche materna. Aunque, en ocasiones, amamantar se convierte en un desafío por las distintas complicaciones que pueden surgir tanto en los bebés como en las madres. De ahí la creación de este banco de leche materna, un proyecto que ya funciona en nueve comunidades autónomas.

La leche de la madre, además de favorecer el desarrollo del bebé, lo protege de muchas enfermedades y reduce la mortalidad infantil. Un hecho que en Asturias se sitúa en porcentajes «bajos», expuso Concepción Saavedra.

Otro de los aspectos en los que incidió durante su intervención la directora general de Planificación Sanitaria fue el de la desmedicalización del parto, es decir, hacer del alumbramiento un proceso más amable y natural. «Este es uno de los indicadores que tenemos que mejorar y en las áreas sanitarias se está trabajando en ello», apuntó Saavedra. Y es que el 27% de los partos registrados el año pasado fueron inducidos.

En las V jornadas de 'Estrategia de atención al embarazo, parto y nacimiento en Asturias' -que continúan hoy- también se presentó la 'Escuela de padres en Neonatología'. Su objetivo es «ayudar a los padres de niños prematuros porque necesitan conocimientos y mucho apoyo psicológico», explicó Rosa Patricia Arias, médica del Servicio de Neonatología de HUCA. En este hospital nacen unos 60 niños prematuros -por debajo de 1.500 gramos- al año. Y, apuntó Arias, la prematuridad va «en aumento».